lunes, 1 de septiembre de 2014

“La construcción del patriarcado capitalista”: Entrevista a Silvia Federici

Radio Proletaria Chiapas a 01 de septiembre del 2014

«La cuestión de la reproducción es esencial no solo para la organización capitalista del trabajo, sino para cualquier proceso genuino de transformación social»

Silvia Federici (1942, Parma, Italia), escritora, profesora y activista feminista estadounidense, se sitúa en el movimiento autónomo dentro de la tradición marxista. Es autora de Calibán y la bruja. Mujeres, cuerpo y acumulación originaria y deRevolución en punto cero. Trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas, ambas publicadas por la editorial Traficantes de Sueños. Silvia Federici pertenece a un grupo de pensadoras que rechazan firmemente la idea de que patriarcado, trabajo doméstico y desigualdad de las mujeres se sitúen “fuera” del capitalismo. Federici plantea en esta entrevista que el trabajo doméstico de las mujeres es en realidad un conjunto complejo de actividades que contribuyen a la reproducción de la fuerza de trabajo para el capital, y de las cuales el capital se beneficia porque se trata de un trabajo no remunerado. Además, Federici comenta los mecanismos mediante los cuales se impuso esta condición a las mujeres durante el periodo en el que tuvo lugar la acumulación primitiva mediante la violencia y la exclusión social, y no como continuación natural de una relación previa. Publicamos esta conversación entre la autora y Tesa Echeverria y Andrew Sernatinguer, publicada en Marxismo Crítico

Tesa Echeverria (TE): ¿Háblanos un poco de ti? ¿Cómo te implicaste en la lucha feminista y cómo te convertiste en escritora?
Silvia Federici (SF): Me impliqué en el movimiento feminista en la década de los setenta porque, como muchas mujeres de mi generación, compartíamos un sentimiento de frustración ante nuestras perspectivas de una vida dedicada al trabajo doméstico. A finales de la década de los sesenta, llegué a EEUU para trabajar en mi tesis. Participé en el movimiento estudiantil y pacifista, y sentí que estaba en un entorno muy masculino.

La razón de mi implicación con el feminismo es mucho más profunda. Me crié en la época de posguerra en Italia. El impacto de segunda guerra mundial contribuyó a que se generara cierta desafección hacia la cuestión de la reproducción. La masacre provocada contribuyo a que nos resultara muy extraña la sola idea de idealizar la maternidad como lo hicieran nuestras madres.

Por otra parte, por supuesto, Italia era una sociedad profundamente patriarcal. La influencia del fascismo fue muy fuerte, y el fascismo ensalzaba la maternidad y una imagen abnegada de la feminidad: la mujer se sacrifica por el bien común. Todos estos elementos provocaron mi entusiasmo inmediato por el movimiento feminista.

Andrew Sernatinguer (AS): Hay pocas feministas radicales economistas, y el pensamiento marxista se ha preocupado poco por el trabajo de las mujeres en particular. Se te conoce por tu defensa del “salario para el trabajo doméstico”, ¿podrías explicarnos en qué consiste y dónde radica su importancia?
SF: En 1972 leí un artículo de una economista italiana, Maria Dalla Costa, «El poder de la mujer y la subversión de la comunidad». En dicho artículo, Dalla Costa presentaba un análisis del trabajo doméstico que respondía a muchos de los interrogantes que yo me planteaba. Ella defendía, en contra del planteamiento dominante en la literatura tanto radical como liberal, que el trabajo doméstico y todo el conjunto de actividades esenciales para la reproducción de nuestras vidas, en realidad, constituyen un trabajo esencial para la organización del trabajo capitalista. Se trata de actividades que no solo producen comida o ropa limpia, sino que reproducen la fuerza de trabajo. Esto las convierte, en cierto sentido, en el trabajo más productivo del capitalismo. Sin él no podrían darse otras formas de producción.

El argumento me produjo una enorme impresión y, en el verano de 1972, viajé a Italia para conocer a Dalla Costa. Entonces, me impliqué en la fundación del International Feminist Collective [Colectivo Feminista Internacional] que lanzó la Campaña Salario para el Trabajo Doméstico. Constituía la puesta en práctica de ese análisis, que básicamente ponía de manifiesto la infravaloración del trabajo doméstico bajo el capitalismo y la invisibilidad de esas tareas porque no estaban remuneradas con un salario.

Muchas feministas no veían con buenos ojos esta campaña porque consideraban que con ella se institucionalizaba el papel de las mujeres en el hogar. Sin embargo, una de las cosas que pretendía la campaña era precisamente visibilizar el trabajo doméstico, plantear una redefinición de en qué consistía realmente esa forma de trabajo y concienciar a la sociedad en ese sentido. Queríamos poner de manifiesto que se trata de un trabajo esencial, fundamental, y no un servicio personal prestado a los hombres y a la prole. La reivindicación tenía también una dimensión económica importante, en el sentido de que veíamos cómo muchas mujeres se veían abocadas a una relación de dependencia con los hombres al no estar remunerado su trabajo. Ahí residía la raíz de las relaciones de poder, en los casos, por ejemplo, en los que las mujeres no podían abandonar una relación de abuso por su situación de dependencia.

Esta condición de no asalariadas perseguía a las mujeres en todos los ámbitos, incluso cuando aceptaban un trabajo fuera del hogar. Para nosotras, ese trabajo no remunerado que acompañaba a las mujeres de por vida, explicaba indudablemente las condiciones a las que se enfrentaban al trabajar fuera del hogar: salarios más bajos y en ocupaciones en su mayor parte entendidas como extensiones del trabajo doméstico.

Esa reivindicación nunca fue nuestro último objetivo, pero sí una manera de equilibrar las relaciones de poder entre mujeres y hombres, y entre las mujeres y el capital. Exigía analizar el salario en sí y a preguntarnos por ¿qué es el salario? Nos llevaba a superar a Marx.

Para Marx, el salario oculta el trabajo no remunerado que realizan los trabajadores, pero él no acertaba a ver cómo además el salario ha sido utilizado para establecer jerarquías en el ámbito del trabajo, por razones de género, pero también raciales.
Creíamos que el salario para el trabajo doméstico era un elemento desestabilizador que socavaba una división sexual-social del trabajo injusta y basada en la desigualdad. En cierto sentido, cumplía la misma función que en otro tiempo cumplieran las revueltas contra la esclavitud. Solíamos decir que había una importante diferencia entre la lucha por el salario de las personas esclavas y la lucha por unas mejores condiciones salariales de los trabajadores. Echaba por tierra toda una arquitectura social extremadamente poderosa capaz de dividir a las personas y naturalizar el hecho de que una inmensa cantidad de trabajo no estuviera remunerado.

Este era el objetivo y la lógica que sustentaban la campaña que, como ya he comentado, encontró la oposición de muchos sectores del movimiento feminista. En los últimos tiempos, sin embargo, he percibido un cambio en este sentido. Algo que creo que refleja tu pregunta. Hay un interés renovado por el tema que creo que guarda relación con el hecho de que treinta años después se ha desvanecido en buena medida la ilusión del potencial emancipador del trabajo asalariado fuera del hogar, que entonces albergaba el movimiento feminista.

TE: La lectura de los primeros ensayos recogidos en Revolución en punto cero en los que abordas el tema de la reproducción y en los que destacas hasta qué punto se trata de una forma de trabajo valioso, y cómo el salario para el trabajo doméstico constituye una herramienta para ponerlo de manifiesto, ha sido muy esclarecedora para mí.

SF: ¡Sí! De hecho titulé el primer ensayo del libro «Salarios contra el trabajo doméstico», porque para nosotras era evidente que los salarios para el trabajo doméstico eran a la vez salarios contra el trabajo doméstico. Las mujeres que se han rebelado contra el trabajo doméstico han padecido un enorme sentimiento de culpa.

Nunca se han percibido a sí mismas como trabajadoras en lucha. Tampoco sus familias o comunidades las han visto como trabajadoras en lucha cada vez que han pretendido oponerse al desempeño de esas tareas; más bien se las ha visto como mujeres malas. Hasta ese punto ha llegado el proceso de naturalización. No te ven como trabajadora, sino que estás cumpliendo tu destino natural como mujer. Para nosotras la reivindicación del salario para el trabajo doméstico suponía cortar el cordón umbilical entre nosotras y el trabajo doméstico.

TE: Y, por abordar el debate de la economía doméstica. Muchos defenderían que el modo de producción capitalista consiste en acudir a un lugar de trabajo, vender su fuerza de trabajo, obtener un salario a cambio y se acabó. El trabajo doméstico queda fuera de esa definición. ¿Me gustaría saber qué opinas sobre esto?
SF: ¡Estoy absolutamente en contra! Ahí radica la razón por la que inicié el recorrido histórico recogido en Calibán y la bruja. Quería fundamentar tanto histórica como teóricamente que el trabajo doméstico no constituía un legado ni un resto de la era pre capitalista, sino una forma específica de relación social construida por el capitalismo. Es decir, que constituía una nueva actividad.

El trabajo que realicé estaba orientado a mostrar cómo el capitalismo había construido la figura del ama de casa. Obviamente, esa construcción se produjo a lo largo de los distintos periodos históricos y en respuesta a distintas demandas. Arrancamos de los siglos XVI y XVII, cuando tuvo lugar la bifurcación de las actividades derivadas del trabajo, y que sentó las bases para que solo algunas de ellas fueran reconocidas como tal, con la implantación de la economía de mercado. Solo se valoraba el trabajo asalariado, y con ello se inició la desaparición de las actividades reproductivas remuneradas. Ese fue el primer paso fundacional y fundamental.

Obviamente, después, a lo largo del siguiente siglo y, en concreto, en el siglo XIX es posible rastrear toda una serie de políticas muy específicas. En Calibán y la bruja destaco que en Europa, llegado el siglo XVII, las mujeres habían sido expulsadas de la mayor parte de las ocupaciones que tenían fuera del hogar. Anteriormente, en la Edad Media, se las expulsó de los gremios, en cierto sentido equivalentes a las organizaciones de trabajadores que hoy conocemos. Al poco tiempo, ya solo accedían a actividades relacionados con el trabajo doméstico, como enfermeras, nodrizas, criadas, lavanderas, etc. A lo largo de los siglos XVI y XVII emergió de un modo muy concreto y preciso en términos históricos, una nueva forma de trabajo crecientemente invisibilizado.

En la segunda mitad del siglo XIX, se aprecia una construcción también específica del ama de casa a tiempo completo y de clase obrera. Todo un conjunto de políticas –el inicio del “salario familiar”, la expulsión de las mujeres de las fábricas mediante distintas leyes de protección y la institución del matrimonio– demostraban esa tendencia. Es una larga historia que pone de manifiesto cómo el trabajo doméstico es una forma de trabajo que ha quedado subsumida bajo la lógica de la organización capitalista del trabajo.

Lo cierto es que forma parte de “la cadena de montaje” productora de la fuerza de trabajo. Marx nos habla de la reproducción de la fuerza de trabajo pero lo hace de un modo muy peculiar. Para él se produce a través del salario y la adquisición de mercancías por medio de ese salario. El trabajador consume las mercancías. Básicamente utiliza la paga para comprar comida y ropa; consume tales mercancías y se reproduce a sí mismo. En el cuadro que nos presenta Marx no hay ni rastro de ningún otro trabajo.

Siempre he tendido a explicar este fenómeno basándome en que los tiempos de Marx eran los tiempos de desarrollo del capitalismo industrial, momento en que el empleo femenino alcanzó un punto álgido en las fábricas, sobre todo en el caso de las mujeres jóvenes. Quizá Marx se basara en esta mano de obra femenina industrializada, en aquella fase inicial del desarrollo industrial, para afirmar que el trabajo reproductivo era extremadamente escaso. Es una posible explicación que esgrimo para explicar su malentendido. Pero, obviamente, hay que profundizar mucho más para explicar la reproducción de la fuerza de trabajo en términos tanto cotidianos como generacionales. A partir de la década de los años sesenta del siglo XIX, este trabajo se asignó definitivamente a las mujeres.

Con la llegada del siglo XX, y posteriormente con la primera guerra mundial, tiene lugar un proceso que puede tildarse de producción concertada del ama de casa. El trabajo doméstico pasa a convertirse en una ciencia. Algo que se enseña en las escuelas a todas y cada una de las niñas. Entonces se emprendió también una campaña ideológica que convertiría el hogar en un centro de producción y de reproducción de la fuerza de trabajo. El argumento que defiende que el trabajo doméstico es esencial para el proceso de valorización del capital tiene una fuerte raigambre histórica.

AS: Algo fundamental en este sentido es que muchos marxistas se aferran a la teoría del valor como pieza esencial para entender el capitalismo y argumentar su crítica. Hablas de reproducción pero, si no me equivoco, en el Libro primero de El capital Marx solo dedica un par de páginas al tema, lo cual supone un reduccionismo similar al de afirmar que toda reproducción es a su vez producción. Me preguntaba si a tu defensa del salario familiar le corresponde una teoría del valor equivalente. Algo que permita entender de qué forma las mujeres contribuyen a la generación de plusvalía.
SF: La plusvalía es un producto social. En ningún caso es un producto que pertenezca a una persona o actividad concreta. Este aspecto desarrollado por Marx sigue siendo muy importante y válido. Bajo el capitalismo, la producción del valor nunca deriva de un lugar concreto sino que está determinado socialmente. En otras palabras, se trata de una “extensa cadena de montaje” (recurro al término en sentido figurado), necesaria para la generación de plusvalía. Obviamente, la plusvalía se genera al venderse en el mercado los productos del trabajo. Si tienes una fábrica que produce una docena de coches que no llegan a venderse nunca, no se genera plusvalía.

Lo que pretendo decir con esto es que las actividades implicadas en la reproducción del trabajador asalariado forman parte de esa cadena de montaje: son parte de un proceso social que determina la plusvalía. Aunque no podamos precisar una relación directa entre lo que tiene lugar en una cocina y el valor que se genera, por ejemplo, con la venta de un coche o de cualquier otro producto, cuando contemplamos la naturaleza social de la producción de valor, se despliega una “fábrica social” más allá de la propia fábrica.

TE: Partiendo de esa idea, ¿cómo podría cambiar esa dinámica algo como el salario para el trabajo doméstico? ¿Entraría en una relación distinta la propia obtención de un salario?
SF: Para nosotras, el elemento definitorio de la Campaña Salarios para el Trabajo Doméstico era que contenía un elemento para la unidad entre las mujeres. No solo con respecto a las implicaciones que tendría en términos de una redistribución de la riqueza, que daría a las mujeres más poder y abordaría la cuestión de la relación de dependencia con respecto a los hombres, y, por tanto, cambiaría la relación entre hombres y mujeres, sino por su poder de cohesión. Lo primero que has de plantearte cuando formulas una reivindicación es si favorece la unidad, si te da más fuerza para la lucha, o si se trata de una reivindicación que acaba restableciendo o ahondando en las divisiones entre las personas.

Salarios para el Trabajo Doméstico era una campaña por la unidad de las mujeres porque, en efecto, veíamos que una minoría de mujeres eran como hombres a todos los efectos prácticos desde su control del capital y como capitalistas, pero la mayoría de las mujeres del planeta que realizan el trabajo doméstico, sin embargo, están devaluadas, y muy a menudo dependen económicamente de los hombres tanto en casa como fuera de casa. De modo que para nosotras, esta reivindicación era prioritaria para lograr la unidad a la vez que visibilizaba el trabajo que estábamos realizando y ponía de manifiesto la devaluación del trabajo doméstico bajo el capitalismo. Para nosotras nunca fue algo del tipo: «Vale, llega un cheque a casa, pero todo sigue igual».

AS: Me gustaría detenerme un poco en este punto. Una cosa de la que me di cuenta al leer tus ensayos es que tomas una idea que por sí misma es muy sencilla, como el salario para el trabajo doméstico, pero a partir de ahí surgen muchas pequeñas distinciones y matices. ¿Podrías profundizar en ellos? Por ejemplo, decías que el salario para el trabajo doméstico debería provenir del capital, y que no defiendes que el trabajo doméstico pase a formar parte de la fuerza de trabajo asalariada. ¿Podrías hablarnos de la reivindicación del salario para el trabajo doméstico y cómo funcionaría? ¿Quiénes son sus agentes y cómo concibes que se “administre”?
SF: Se nos pidió muchas veces que explicáramos “el programa” pormenorizadamente, y nosotras siempre nos hemos resistido a ello. Somos conscientes de que, como en las prestaciones sociales y muchas otras formas de asistencia social, todos estos programas pueden organizarse y administrarse de muchas formas diferentes: pueden ser definidos de forma que unan a la gente, que la dividan, que creen jerarquías o que no las creen. La seguridad social, por ejemplo, se ha organizado de forma que queden excluidas las personas que hacen el trabajo doméstico. Puedes estar trabajando toda tu vida, pero en casa nunca tendrás seguridad social, salvo a través de tu marido, e incluso en ese caso ¡solo después de una relación de nueve años!

Nos resistimos a entrar en temas específicos porque nos dimos cuenta de que en ese aspecto todavía teníamos que construir un poder social que nos permitiera cuestionar las políticas del Estado por la vía de la reivindicación del salario para el trabajo doméstico en los términos en los que lo habíamos concebido. En otras palabras, vimos que podía organizarse algo parecido a lo que había sucedido con las prestaciones sociales, cuya estructura iba bastante en detrimento de las mujeres que las recibían.

Siempre fuimos muy conscientes de la cuestión del poder social, «¿qué poder tenemos para luchar por ciertas reivindicaciones?». Siempre tuvimos claras algunas cosas: la primera, que tenía que el cambio tendría que venir del Estado, y no de los hombres de forma individual. Veíamos al Estado como representante del capital colectivo. La segunda, todo empresario se beneficia del hecho de que hay alguien en casa haciendo el trabajo doméstico, ya sean hombres, mujeres o niños-niñas. Éramos muy conscientes de que teníamos que hacer hincapié en que se trataba de salarios para el trabajo doméstico, no salarios para las amas de casa, ni salarios para las mujeres. 

Considerábamos que esta reivindicación tenía el potencial de desexualizar el trabajo doméstico y veíamos que podía satisfacerse de muchas formas, no solo por la vía monetaria, sino también con ayudas para la vivienda, por ejemplo. Uno de nuestros argumentos es que para las mujeres, la casa es la fábrica; en ella tiene lugar la producción. Por tanto, esperamos ser pagadas por ello. Pero no queríamos luchar por el cuidado de los hijos de la forma en que muchas lo han hecho, viendo en las reivindicaciones de atención al cuidado de las criaturas una vía para liberar tiempo para trabajar fuera del hogar.

Los salarios para el trabajo doméstico se podían obtener a través de un salario, pero también a través de todo un abanico de prestaciones y servicios que permitieran el reconocimiento de las actividades que se desarrollan dentro del hogar como un proceso de trabajo, y que las personas que lo realizan tiene derecho a tener tiempo libre fuera de él. De modo que nunca desarrollamos un plan de acción porque esperábamos obtener más poder antes de vernos verdaderamente implicadas en una negociación que abriera un mapa de posibilidades.

TE: Me gustaría pasar a otro tema y plantear la cuestión de la acumulación primitiva de la que hablas en Calibán y la bruja. Marx expuso cómo el capitalismo creció y obtuvo su acumulación originaria a través de la conquista, el robo y la esclavitud. En el libro expones tus ideas sobre la acumulación originaria, que se relacionan estrechamente con las de Marx, pero también guardan importantes diferencias. ¿Podrías explicarlas?

SF: La noción de acumulación primitiva fue elaborada por Adam Smith, de quien la tomó Marx para desarrollar sus propios argumentos. Marx explicó que para que se produjera el origen del capitalismo hubo un proceso previo de ordenamiento de algunas de las relaciones fundamentales y de acumulación de algunos de los recursos necesarios para que despegara el capitalismo. En concreto, era necesario separar a los productores de los medios de producción.

Marx describe ese proceso como un periodo de acumulación primitiva, lo que equivale a decir, acumulación de tierra, trabajo y plata. En los siglos XVI y XVII tuvo lugar la conquista de una parte del continente americano y aquello trajo los recursos necesarios para impulsar la economía de mercado. En muchos lugares de Europa, empezando por Inglaterra y Francia, se inició el proceso de cercamientos que expropió a la mayoría del campesinado. Esto transformó progresivamente a una población de campesinos, granjeros, artesanos, etc., con cierto acceso a los medios de su reproducción, en poblaciones totalmente desposeídas y abocadas a trabajar por una miseria.
Lo que defiendo en mi libro es que la descripción que Marx hace de este proceso es extremadamente limitada. Probablemente él ve la importancia de la conquista colonial y de los cercamientos de tierras como esencial, pero lo que omite son otros procesos que, desde mi visión, son fundamentales para lo que se convertiría en la nueva sociedad capitalista.

En concreto, Marx ignoró el papel de la caza de brujas, que fue una guerra en toda regla contra las mujeres; cientos de miles de mujeres fueron arrestadas, torturadas, asesinadas y quemadas en las plazas públicas. Tampoco aborda el papel de la legislación que penalizaba todos los métodos de anticoncepción ni el control sobre el proceso de reproducción biológica, o las leyes que introdujeron un nuevo tipo de familia, un nuevo tipo de relaciones sexuales. Eso situó el cuerpo de las mujeres bajo la tutela del Estado. Lo que se empieza a ver con el desarrollo del capitalismo es una política que ve el cuerpo de las mujeres y la procreación como un aspecto fundamental para la reproducción de la fuerza de trabajo. En ese sentido, con el desarrollo del capitalismo, los cuerpos de las mujeres son convertidos en máquinas para la producción de trabajadores, lo que explica por qué esas leyes tan violentas y sangrientas contra las mujeres eran instituidas allí donde se aplicaba la pena capital para cualquier forma de aborto.

Lo que he señalado en Calibán y la bruja es que hay otra historia que está por escribirse: una historia no solo del proceso de producción, sino de la transformación del proceso de reproducción de la fuerza de trabajo. Es una historia que ve cómo el Estado básicamente libra una guerra contra las mujeres, destruyendo su poder, relegándolas a posiciones de trabajo no remunerado.

Ese es el trabajo histórico que he realizado, que no solo añade un nuevo capítulo a lo que ya sabíamos de este periodo, sino que, de alguna forma, redefine lo que es el capitalismo y cuáles son los requisitos para la reproducción de la sociedad capitalista. Al escribir esta historia, he desarrollado un marco teórico que más tarde he utilizado para interpretar la reestructuración de la economía global.

TE: En Calibán y la bruja hablas de los juicios de brujas y elaboras el concepto de Marx de acumulación originaria, pero también amplías las categorías de aquello que es acumulado. Te detienes a examinar la tierra, el trabajo y el dinero, pero también hablas de los conocimientos de las mujeres sobre anticonceptivos, por ejemplo, y cómo fuimos desposeídas del conocimiento de nuestros propios cuerpos y de nuestra capacidad para reproducir o formar las familias que eligiéramos.
SF: ¡Así es! Partiendo de esa reelaboración de la acumulación originaria puedes pensar en muchos otros cercamientos: no solo los relativos a la tierra, sino también el cercamiento del cuerpo. Tu cuerpo queda cercado en el momento en que estás tan aterrorizada que no puedes ni controlar tu propia reproducción, tu vida sexual.

Podemos pensar en un cercamiento del conocimiento porque, por ejemplo, hubo un ataque contra los medios que las mujeres habían usado para controlar la procreación. Las mujeres eran transmisoras de una inmensa cantidad de saberes. Hoy podemos mirar con incredulidad hacia algunos de ellos y pensar que quizá no fueran muy válidos como métodos anticonceptivos fiables, pero, de hecho, se transmitieron muchas técnicas de generación en generación.

Mi objeción a la argumentación de Marx, siendo importante como es, es su limitada concepción del proceso de desposesión necesario para la creación del proletariado moderno.

AS: Uno de los puntos que mencionas en tu libro Revolución en punto cero es una especie de crítica al canon marxista o anticapitalista. ¿Puedes profundizar en esta idea y explicar qué impacto tiene el comprender los aspectos de género del capitalismo sobre nuestra práctica política?
SF: Tengo la sensación de que la cuestión de la reproducción es esencial no solo para la organización capitalista del trabajo, sino que también es central en cualquier proceso revolucionario verdadero, cualquier proceso genuino de transformación social. Creo que actualmente es especialmente importante porque vemos en primer lugar que ni el Estado ni el mercado contribuyen a la reproducción. El desmantelamiento del Estado de bienestar se está llevando a cabo en todo el mundo y de tal manera que prácticamente deja nuestra reproducción desprovista de apoyo.

Existe otra necesidad que tiene que ver con la desintegración del tejido social de nuestras vidas y nuestras comunidades debido a la destrucción económica que hemos visto en las últimas tres décadas. Las formas de organización y los tipos de lazos de solidaridad que se habían construido a lo largo de los años básicamente ya no existen. Deberá producirse todo un proceso de reconstrucción si queremos reunir el poder para empezar a cambiar nuestras vidas e imponer un modelo diferente de sociedad. El trabajo reproductivo y todo lo que sucede en el hogar es fundamental porque muestra de forma muy clara todas las divisiones que mantienen a la gente esclavizada en esta sociedad, empezando por la división entre mujeres y hombres, pero también entre jóvenes y viejos y también sobre la base de la “raza”.

AS: Lo que sugiero es que muchas personas de la extrema izquierda, tanto anarquistas como marxistas, aunque piensan que los temas de las mujeres son importantes, siguen poniendo el foco todavía en el trabajo formal. Pueden estar de acuerdo con muchos de tus argumentos, pero dirían que con los recursos que tenemos, debemos centrarnos en la fábrica capitalista o en el lugar de la producción formal, porque es ahí donde descansa el máximo potencial de transformación. ¿Qué opinión te merece esto?
SF: En mi opinión es una visión muy estrecha de lo que se ha llamado la lucha de clases. Incluso en términos de nuestra historia reciente, muchos de los movimientos que tuvieron un profundo impacto en los años sesenta y setenta del siglo pasado eran movimientos cuya base de poder estaba en buena medida fuera de la fábrica. El movimiento por los derechos civiles, el movimiento del poder negro, no se basaban en la fábrica. Con ellos debería haber quedado demostrado que existe un poder que reside en la comunidad, y no solo en la fábrica. Con la precarización del trabajo y el tipo de chantaje al que la población asalariada está hoy sometida, encontramos que incluso las luchas en el lugar de trabajo asalariado tienden a no tienen éxito a menos que cuenten con el apoyo de la comunidad. Esa conexión entre fábrica y comunidad era la regla antes de los años treinta y cuarenta con el New Deal.

Necesitamos repensar esa escisión. Me parece que el aspecto central de la lucha hoy es cómo transformamos el tipo de reproducción que generalmente se nos impone, cómo nos reproducimos como trabajadores y trabajadoras, como fuerza de trabajo y como personas destinadas a diferentes formas de explotación. Necesitamos transformar eso en un trabajo reproductivo capaz de reproducirnos de acuerdo a nuestras verdaderas necesidades y deseos. Ese es uno de los principales retos que hoy debemos abordar.


Entrevista traducida al castellano por Olga Abasolo y Nuria del Viso con autorización de Silvia Federici.

ENCUENTRO LAS CONTRAREFORMAS AL CAMPO Y LA SITUACION ALIMENTARIA EN CHIAPAS


Radio Proletaria Chiapas 
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas a 01 de septiembre del 2014





A ORGANIZACIONES DE PRODUCTORES DE ALIMENTOS.
A ORGANIZACIONES INDIGENAS Y CAMPESINAS DE CHIAPAS.
A ORGANIZACIONES DE A SOCIEDAD CIVIL.


Las investigaciones sobre la situación de la alimentación, de la población mexicana,  señalan…“que el cincuenta por ciento de lo que consumen los mexicanos, son productos procesados por las trasnacionales, que fabrican alimentos chatarra, abundantes en grasa, sal y azúcar, son un mal referente sobre lo que hay que hacer, con una población que padece inseguridad alimentaria”.
Y con base a declaraciones de las organizaciones campesinas…“ahora que fue aprobada la reforma energética, el despojo legalizado de tierras se hará tanto por el capital privado nacional e internacional, y miles de hectáreas podrán ser incautadas mediante la expropiación u ocupación temporal, que ahora son utilizadas para la actividad agrícola, con el argumento de la conveniencia para el país, y las destinaran a la extracción de petróleo, minerales, etc.”.

Por lo cual nos estamos convocando al ENCUENTRO:
  
“LAS CONTRAREFORMAS AL CAMPO Y LA SITUACION ALIMENTARIA EN CHIAPAS”

A realizarse el próximo 28 de agosto del 2014, con los siguientes Objetivos:

Ø  Informarnos y reflexionar sobre la situación del campo chiapaneco, para construir una visión colectiva.
Ø  Fortalecer la coordinación entre nuestras organizaciones.

El evento se desarrollará mediante un panel con los siguientes temas y expositores:

v  Nutrición y producción de alimentos.- Dr. Marcos Arana
v  La situación económica de Chiapas y la transnacionalización.- Dr. Jorge López Árevalo
v  Las contrarreformas del campo. Pendiente.
v  Programas públicos y reglas de operación. pendiente.

Trabajo en mesas, para analizar la forma de coordinarse y acciones a impulsar.
Plenaria de conclusiones y acuerdos.




El encuentro se llevará a cabo en las instalaciones de la FIECH, en Chiapa de Corzo de las 9 de la mañana  a las 3 de la tarde.

martes, 19 de agosto de 2014

JOVENES UNIVERSITARIOS DE CHIAPAS, EXIGEN EL INGRESO INMEDIATO AL SERVICIO PROFESIONAL DOCENTE.

RADIO PROLETARIA CHIAPAS
Tuxtla Gutiérrez Chiapas a 19 de agosto del 2014

Con la presencia de alrededor de 150 egresados de diferentes escuelas públicas y privadas, se manifestaron frente al palacio de gobierno de la capital, Tuxtla Gutiérrez, exigiendo sean contratados de manera inmediata en los diferentes niveles educativos, pues cumplen con el perfil ideal para desempeñarse de manera idónea como maestros.

Exigen esclarezcan los criterios de evaluación utilizados en el examen realizado los días 12 y 13 de julio del 2014 en esta ciudad, donde concursaban para obtener una plaza docente, pues estos criterios discriminan a la mayoría. Señalaron establecer un plantón indefinido a partir de hoy  presionando al gobierno estatal y federal para la pronta solución a sus demandas.

Al Gobierno Federal y Estatal
A la opinión pública
A los medios masivos de comunicación
A las organizaciones sociales, estudiantiles y sindicales democráticas

El 11 de abril de 2014 se dio a conocer la convocatoria para el concurso de servicios profesional docente que emitió la Secretaria de Educación Pública (SEP) en educación básica, dirigida a los maestros egresados de las universidades públicas y particulares, se detalló los perfiles y requisitos para cubrir la función docente en relación al nivel y área de conocimiento e interés para el ingreso, aspecto que todos cubrimos de las universidades formadores docentes, caso que ocupa para nosotros de los que aspiramos a la plaza docente de nivel preescolar y primaria indígena, primaria y preescolar general, educación especial, secundarias generales y técnicas, de los cuales se ofertaron un total de 1300 plazas definitivas y se dividen en los diferentes niveles educativos, para primaria general 683, y del nivel de secundaria general y secundarias técnicas no especificaron la cantidad de plazas suficientes.

El examen se desarrolló los días 12 y 13 de julio del 2014 en las diferentes sedes de la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, con un total de 7,280 aspirantes para el ingreso al servicio profesional Docente del Nivel de Educación Básico. En base a la convocatoria los resultados se publicarían los días 27 de julio del examen nacional y el examen complementario el día 3 de Agosto, sin embargo, los resultados se prolongaron una semana más hasta el día 11 de agosto a las 6:00 pm donde se expuso que solo resultaron “idóneos” 476 aspirantes de universidades públicas y privadas, 202 aspirantes de educación normal, dando un total de 678 “idóneos”.

Ante estos hechos, nosotros, los egresados de las universidades públicas y privadas, nos pronunciamos en contra del proceso en el examen de selección de ingresos al servicio profesional Docente del Nivel Básico pues consideramos:

1.- que frente a los resultados emitidos por la secretaria de Educación Pública (SEP) y el Instituto Nacional para la Evaluación Educativa (INEE) no compartimos los criterios de evaluación en dichos examen y los resultados emitidos, debido a que hemos hecho una revisión y comparación en cuanto a los criterios establecidos de cada nivel de desempeño por examen de cada sustentante, no mantienen un criterio fijo de puntuación para lo establecido en los criterios de resultados, por tanto, no son congruentes los argumentos en cada una de las áreas, evaluaciones y resultados de cada uno (una).

2.- en el caso del Nivel de Educación indígena, el resultado del examen complementarios, sucede con una similitud, tenemos un término reprobatorio, cuando nosotros hablamos y escribimos nuestra lengua nativa, además, la formación académica ha sido desde una postura pedagógica para el desarrollo del trabajo docente en nivel preescolar y primaria indígena, pero, que tiene los suficientes enfoques y bases para atender la pluralidad de las y los actores culturales, sostenemos que somos nativos de los pueblos y comunidades nativas, nacidos dentro de los núcleos de la cultura maya, y que somos descendientes y hablantes de las lenguas nacionales, sustentando en la pluriculturalidad de la nación mexicana como lo señala el Artículo 4° Constitucional, por lo tanto, nosotros debemos de ocupar los servicios de docencia en relación a la competencia lingüística de nuestras comunidades y pueblos, en este caso, el examen excluye y discrimina a los actores culturales profesionistas como lo muestra el Artículo 8° en el que se menciona que “Ninguna persona podrá ser sujeta a cualquier tipo de discriminación a causa o en virtud de la lengua que hable” (Ley General de Derechos Indígenas de los pueblos indígenas) paradójicamente se viola nuestros derechos.

3.- qué criterios de “evaluación” que se utilizaron en el examen fueron diseñados para excluir a miles de aspirantes a una plaza docente, pues el resultado fue que solo se entregaron la mitad de las plazas ofertadas para el nivel de educación Básica, y consecuentemente se viola el artículo 123° Constitucional que refiere que “Toda persona tiene derecho al trabajo digno y socialmente útil; al efecto, se promoverán la creación de empleos y la organización social de trabajo, conforme  la ley”, contradictoriamente los “idóneos” serán contratados con el código 95 que establece la contratación de los trabajadores sin plaza base.

Por tal motivo
1.- Exigimos que nos contraten de manera inmediata con el código 10, en los diferentes niveles educativos, pues cumplimos con el perfil idóneo para desempeñarnos como maestros frente a grupos y con las capacidades requeridas, ya que todos los sustentantes hemos sido egresados de Universidades y Normales, además contaos con un título profesional que nos acredita y nos da las facultades para desarrollarnos y profesionalmente en las diferentes áreas requeridas según la convocatoria.

2.- nos manifestamos en contra de todas las reformas estructurales Neo liberales que solo benefician al capitalismo, excluyendo a los sectores populares, como parte de estas, está la reforma educativa, que no es más que una reforma laboral para los trabajadores de la educación que viola y excluye los derechos laborales de los docentes, tanto de base interinos y aspirantes, como el examen pasado.

3.- Solicitamos a las autoridades competentes la pronta solución a nuestras peticiones, así también, hacemos un llamado a todas las organizaciones sociales, civiles, defensoras de los derechos humanos, a las organizaciones sindicales, a los maestros democráticos, a los estudiantes de las escuelas públicas y privadas a solidarizarse con nosotros, pues nuestra lucha no es sólo por una plaza docente, es también, la lucha por un derecho constitucional como es el ejemplo.

4.- Hemos decidido establecer un plantón indefinido a partir de hoy 19 de agosto frente al palacio de gobierno para presionar al Gobierno Estatal y Federal a la pronta solución a nuestras demandas, y si no hay solución estaremos desarrollando acciones más contundentes.

¡EXIGIMOS EL INGRESO INMEDIATO AL SERVICIO PROFESIONAL DOCENTE!
¡ABAJO LA REFORMA EDUCATIVA!
¡NO A LOS EXÁMENES ESTANDARIZADOS PRIVADOS!
¡POR EL TRABAJO PARA LAS Y LOS JÓVENES DEL PAÍS!
FRATERNALMENTE
EGRESADOS DE LAS UNIVERSIDADES PÚBLICAS Y PRIVADAS.

Video:









martes, 12 de agosto de 2014

Una reforma de avasallador proceso neoliberal La hipoteca de México

Radio Proletaria Chiapas a 12 de agosto del 2014

Salvador González Briceño

ALAI AMLATINA, 11/08/2014.-  La economía es política. Y siempre se conduce con falacias, engaños o mentiras para convencer a los pueblos. Es el caso de la última de las reformas “estructurales” llevadas a cabo en México que ha culminado recién en el congreso legislativo. Este lunes 11 es la coronación “liberal” desde el poder presidencial, tras poner en charola de plata a una de las empresas energéticas más codiciadas en el mundo, Petróleos Mexicanos, por el poder trasnacional de los oligopolios gringos del petróleo, particularmente empresas texanas.

La paraestatal mexicana Pemex era la joya de la corona para los presidentes reformadores alumnos de universidades estadounidenses, estudiosos de Friedman mejor conocidos como Chicago boys, y empleados al servicio de Washington y su tríada: la Reserva Federal, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, particularmente desde el gobierno de Carlos Salinas de Gortari a la fecha.

Desde ese presidente reformador —más bien deformador— del Estado mexicano que mejor aplicó la estrategia neoliberal de vender un gran número de empresas otrora paraestatales (el destripamiento de una economía de Estado bajo la otra tesis de que el estado obeso no funciona); bajo los preceptos neoliberales, pues, todos los demás le habían traído ganas a Pemex porque simplemente esa era la consigna de presidentes e instituciones financieras cuya sede está en el país vecino.

Sí. Entre muchas de las falacias con las cuales se manoseó siempre la intentona de modificar la Constitución Política mexicana estaba aquella que Pemex era una empresa obsoleta. Que no era capaz de enfrentar la necesaria “modernización”; que cada vez operaba con números rojos, y carece del capital necesario para invertir en una industria que exige cada vez mayores recursos para la extracción y exportación del crudo, verbigracia, de aguas profundas.

No se ha valorado suficientemente, eso sí, que a Pemex se le retira un elevado porcentaje de su presupuesto. Que no se invierte en “modernizar” a dicha industria. Que Pemex se ha manejado con un elevadísimo índice de corrupción e impunidad y que nunca gobierno alguno se ha sobrepuesto a las presiones de Washington (ninguno: Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y ahora Peña Nieto), para la construcción siquiera de una refinería para procesar el barril de crudo en los cientos de derivados, entre los cuales están las gasolinas, ese auténtico negocio del cual ni se habla en México pero representa el negocio para las trasnacionales petroleras gringas.

Entre los engaños y las mentiras está que las gasolinas se abaratarán para los consumidores mexicanos, y que la empresa se modernizará ahora sí como ha sucedido con otras industrias energéticas como Petrobras.

Pero las secuelas serán a la inversa. Se ha retrocedido en materia de control de los recursos energéticos del país, poniendo al descubierto y abriendo de par en par las puertas a la violación de la seguridad nacional de México. Se ha modificado la Constitución como último reducto protector del nacionalismo mexicano, ese que ha aspirado siempre a la búsqueda de un sendero propio en materia no sólo energética sino nacional como lo tienen otros de Latinoamérica. Y porque sólo con un mínimo de desarrollo autónomo se está lejos de la órbita imperial de los Estados Unidos que tiende a apoderarse de todas las reservas de México con las menores retribuciones para los mexicanos y sí los mayores beneficios para sus empresas.

¿Hacia dónde se encamina México? Hacia el peor de los escenarios; ese trazado por las tesis neoliberales que tienen a México en la postración. Hacia la infiltración de su seguridad nacional. Alguien tiene que responder al juicio de la historia. El Congreso de la Unión, en primerísimo lugar de la lista.

- Salvador González Briceño es Director de El Día en 2009. Director de Reporte México. Correo: sgonzalez@reportemexico.com.mx

URL de este artículo: http://www.alainet.org/active/76122

lunes, 2 de junio de 2014

El cerco a los pueblos y comunidades zapatistas en Chiapas

Radio Proletaria Chiapas a 02 de junio del 2014

Gaspar Morquecho


Las Guerras de Liberación Nacional se ganan por cuestiones políticas
McNamara

En un acto solemne,  de fuerte simbolismo, de homenaje y relevos en La Realidad  se cerró/abrió una tercera etapa del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional y para los hombres, mujeres, niñas y niños de los familias, comunidades y pueblos zapatistas. A la década de acumulación de fuerzas, le siguieron dos décadas de resistencia, de estratégica reconversión política y gobierno de los territorios donde los pueblos y las nuevas generaciones están jugando el papel central en la construcción de un proyecto de sociedad: la Autonomía Zapatista.
Dos décadas de cerco político – militar y de “medidas políticas” - que se materializan en los Programas de Combate a la Pobreza -, no han sido suficientes para descarrilar un proyecto de vida en el que creen cientos de miles de hombres y mujeres zapatistas.
Un proyecto de vida y de construcción de paz que en dos décadas ha resistido la estrategia de contrainsurgencia. Estrategia diseñada por los yanquis. Entre otros por McNamara. Donde se conjuga lo político con lo militar. Perfeccionada por la Ingeniería de Sistemas Sociales. Elaborada como Política Social por  los organismos internacionales. Que se encubre como Programa de Combate a la Pobreza y se ejecutan los gobiernos en turno para “influir en el comportamiento y actuación del pueblo”.
En esa perspectiva, resultaría absurdo negar  el éxito de las y los de abajo zapatistas frente al proyecto de muerte de los de arriba. Tampoco podemos negar el impacto de la contra en su territorio y, sobre todo, en su entorno inmediato: las comunidades y pueblos no zapatistas o antizapatistas.  
Este puede ser el tema central: la guerra de los de arriba al proyecto de paz  de las y los de abajo en Chiapas: la Autonomía Zapatista. Un proyecto y población indígena que desde un pequeño territorio cuestiona al Sistema Capitalista Mundial.
La coyuntura es adversa, agresiva, cabrona. Los de arriba no están cruzados de brazos. Los que “regresaron” Salinas-Peña Nieto no son una “alternancia” más. Tienen en sus planes estrechar el cerco a las comunidades y pueblos zapatistas con la pretensión de aislar, desestructurar, desarticular y demoler el proyecto de Autonomía. Tienen a su favor el curso de las guerras en la región, las posiciones militares en el territorio de Chiapas y en la llamada zona de conflicto; el control político en los gobiernos municipales de la entidad,  un movimiento social casi inexistente, choques cotidianos entre asociaciones campesinas e indígenas que tienen en su base la desestructuración de la vida familiar y comunitaria… y su programa favorito: La Cruzada Nacional Contra el Hambre.
En esta coyuntura, como saben, entra la electoral de 2015. Los resultados serán un buen indicador de cómo el electorado nacional percibe los primeros años de gobierno de Salinas-Peña Nieto. Los resultados electorales en Chiapas serán particularmente significativos. Nos van a decir cómo está “el comportamiento y actuar del pueblo”.
En lo que puede una Tercera Etapa de la lucha de las mujeres  y de los hombres de las comunidades y pueblos zapatistas se sostendrá en aquel viejo principio de: Confiar en sus propias fuerzas y apoyarse  en sus propios recursos. Sabrán quehacer en el escenario adverso para conservar sus fuerzas y fortalecer la Autonomía Zapatista.  Sin duda, estarán atentos a las provocaciones y evitarán el choque. En su caso tienen como defender su vida. Son suficientes. Venga la solidaridad a los pueblos y comunidades zapatistas.

D.D. Que la bandida de Rosario Robles Sedesol les debe 13 millones de pesos a 574 promotores de la Cruzada Contra el Hambre en Chiapas.

D.D. Que la Carabias, su pandilla y el güero Velasco  siguen haciendo de las suyas. En una maniobra de atracción-ablandamiento  un grupo de Ariqueros  fueron hechos prisioneros en Palacio de Gobierno. Después liberados bajo la condición de levantar el bloqueo en Ocosingo, les ofrecieron liberar a Montoya e instalar  “mesas de diálogo” en 15 días.

D.D. Celulares. Que no es que los activistas desconfíen entre sí. Que lo que pasa es que el Big Broder siempre está a la escucha tengas o no prendido tu cel.

D.D. Al parecer, las tensiones están a flor de piel. Sumando a los conflictos intra e inter comunitarios versión conflictos intra e inter agrupaciones. En la Mendoza comunidad del municipio de  Chanal se partió la UNORCA. Una facción se sumó a la CTM y luego se enfrentaron por el control y explotación de una mina de arena.

D.D. Algunos de los periodistas de la prensa de paga no logran entender que el derecho de admisión es también un derecho de los pueblos zapatistas. Se les comunicó con debida oportunidad que NO estaban invitados. Los periodistas de “medios nacionales e internacionales” que protestaron  porque “les impidieron su trabajo periodístico”, desperdiciaron la oportunidad de hacer una buena crónica que diera cuenta de las caravanas y los caravaneros. Del estado de ánimo que percibieron.  De la infiltración de unos agentes - dicen que “del CISEN”-,  en la Caravana con el carro 15. Como algunas familias que llegaron por la libre a La Realidad tuvieron que esperar una noche fuera del Caracol hasta que se les permitió su entrada. No está la crónica del despliegue zapatista para poner bajo su control el territorio. Las condiciones de tensión, climáticas en las que se desarrolló el acto y la presencia/fortaleza/decisión de las mujeres con sus crianzas.

D.D. Después de 20 años sigo escuchando reclamos de los periodistas del “gran apoyo que brindaron al movimiento zapatistas y que si hubiera sido por ellos…”. De los internacionales de la UE, unos creen que trabajan para el mejor periódico del mundo. No conciben cómo es que los zapatistas no lo valoran y que los que siguen a los medios alternativos no pasan de 200 personas. Impresiona que en sus expectativas esté una entrevista con el subcomandante, con algún mando o enlace.


D.D. Al parecer, los periodistas no logran deslindar la crítica a los MEDIOS DE PAGA de la solidaridad explícita a los trabajadores de esos medios en la crítica zapatista.

D.D. No está de más que los periodistas leyesen el artículo de Javier Sicilia: El periodismo y el caos. (Proceso 1960. p. 44). Van unas líneas: Nuestro periodismo, con sus excepciones, no sólo ha vivido de la corrupción, sino también del sensacionalismo, cuya fuente es la superficialidad, una forma degradada de la palabra.   
  

D.D. Al parecer, hace unos días perdí a uno de mis mejores y asiduos lectores. Era implacable en la crítica. Al final no tanto. Ni modos… qué  hacer señor Holmes… 

martes, 15 de abril de 2014

¿Y la estructura empresarial-financiera del narcotráfico?

Radio Proletaria Chiapas
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas a 15 de abril de 2014

El poder del espectáculo, tan esencialmente unitario, centralizador por la fuerza misma de las cosas y perfectamente despótico en su espíritu, se indigna con frecuencia al ver constituirse bajo su reinado una política- espectáculo, una justicia-espectáculo, una medicina-espectáculo o tantos otros sorprendentes excesos mediáticos

Guy Debord,

Comentarios sobre la sociedad del espectáculo
Casi todos los gobernantes han sido empollados por los medios de comunicación, más de la televisión, pero también por la radio, prensa e internet, donde todos los politiquillos tienen su “página”.
 Esas formas de difusión masiva desinforman en detrimento de la democracia, escribió Guy Debord en su magistral ensayo. Murray Edelman dice por su parte, en La construcción del espectáculo político, que “los grupos de interés, los funcionarios públicos [y el personal editorial que les hace el juego a los anteriores], comparten el interés de dar las noticias con un carácter dramático […] y lo mismo hacen con las preocupaciones económicas como la pobreza y los males de la salud, que no resuelven pero dramatizan ante la opinión pública […] con otros recursos contribuyen a darles, a la construcción de los espectáculos políticos un giro hiperreal, para que los destinatarios de la información les presten atención”.

Esto ha pasado con los golpes mediáticos del peñismo.
A raíz de la regañada que le dieron en Davos, Suiza, los empresarios y financieros para que redujera la violencia mexicana, sobre todo en Michoacán y Guerrero, ha pescado a varios capos, hasta lograr la recaptura de Joaquín Guzmán Loera, alias el Chapo; a la que, junto con la secretarías de Marina, de la Defensa Nacional, de Gobernación, el Centro de Investigación y Seguridad Nacional, la Policía Federal…, y la Agencia Antidrogas, la Agencia Central de Inteligencia y la Oficina Federal de Investigación estadunidenses dieron una amplia coberturanoticiosa que no conmovió a la opinión pública nacional, por esa “sabiduría popular” de que –como con Vicente Fox y Felipe Calderón– se volverá a escapar vestido de policía o escondido en la ropa sucia del penal o incluso por la puerta grande con un amparo y la clásica impunidad de la “justicia como espectáculo”.

La segunda captura del capo enlistado entre los millonarios, al que le facilitaron la huida de la cárcel gracias a lamano visible de los tentáculos foxistas de los Bribiesca y que mucho tuvieron que ver en los negocios-corrupción de Oceanografía en Petróleos Mexicanos (Pemex), ha sido, como dijo el comisionado peñista coludido con algunos narcos de las llamadas “autodefensas”, la otra cereza, cuando se refirió al Mayo (Ismael Zambada).

Pero ésa no es la solución a la violencia por el botín de la venta de las drogas. En el negocio participan empresarios y banqueros nativos y extranjeros en complicidad con funcionarios del nuevo Partido Revolucionario Institucional y exfuncionarios del viejo y decadente Partido Acción Nacional, en una cadena que viene desde Carlos Salinas y Ernesto Zedillo, es decir, desde hace 25 años, cuando el auge del narcotráfico.

No se trata sólo de atrapar o que se entreguen los delincuentes de las drogas. Hay muchos chapos. Se trata de atacar su red financiera que tiene como socios a la jerarquía de la Iglesia Católica, a los empresarios, a los políticos de dentro y fuera de los Poderes de la Unión y sus órganos descentralizados o con autonomía.
En suma: de servidores públicos y toda clase de funcionarios que llegan a los cuerpos policiacos, jueces, ministerios públicos, presidentes municipales.
El narcotráfico ha penetrado, con sus multimillonarias ganancias, a todo el sistema administrativo, al Poder Legislativo y al Judicial con sus ramales en Pemex, bancos y todo aquello donde se lava el dinero en dólares o pesos mexicanos.

Mientras no se ataque esa estructura financiera por donde circulan las ganancias de los chapos y sus cómplices, de casi nada sirve negociar la entrega de los capos o su captura por medio de los servicios de inteligencia estadunidenses y, sobre todo, de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos, cuando son intocables sus bienes muebles e inmuebles en donde invierten, como hoteles, empresas, edificios, aseguradoras, bancos (tanto en Europa como en los paraísos fiscales), en las narices de Washington y en las del Servicio de Administración Tributaria, cuyos colmillos se encajan en los mexicanos cautivos de impuestos y no en esa riqueza mal habida a la luz de la legalidad para violentarla.
Incluso los abogados de los narcos obtienen amparos para sus millonarios clientes, sobornando al aparato judicial.

Los mexicanos no le conceden ninguna credibilidad a la captura de los chapos, quienes ya en sus celdas viven acuerpo de rey y a ellas les llegan sus estados de cuenta bancarios; manejan sus cárteles a control remoto y compran a celadores, a los demás presos y directores de las cárceles de “alta seguridad”, hasta que los sobornos les abren las puertas.

Ya puede el peñismo recibir “felicitaciones”, adornarse en su cuenta de Twitter con textos de eficaces, y con la desinformación como espectáculo salir en Televisa y Tv Azteca. Ya que mientras el mismo gobierno permita ellavado de dinero del narcotráfico, los capos, sus sicarios, sus contadores, sus redes, continuarán el relevo de loschapos. Aparecerá otro más “famoso” y se invertirán recursos públicos en su búsqueda donde lo que priva es la más amplia y completa corrupción.

Ya los chapos, dentro o fuera de las cárceles, son parte de la “mafia burocrática y política, de los banqueros y financieros, de los millonarios [de los medios de comunicación al estilo de Televisa], de los monopolios […] en el amplio río de las aguas turbulentas de la criminalidad y las ilegalidades”, como escribe Guy Debord al analizar a los gobernantes como espectáculo.

martes, 8 de abril de 2014

ENCUENTRO Y VERBENA POPULAR 12 DE ABRIL, "Nos movemos para quedarnos, Nos quedamos para movernos".

Radio Proletaria Chiapas
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas a 8 de abril del 2014

Invitación al  Encuentro y Verbena Popular:
"Nos movemos para quedarnos, Nos quedamos para movernos".
Plazuela del barrio de Cuxtitali, San Cristóbal de Las Casas, Jobel. Chiapas.
Sábado 12 de Abril de 2014.
      Nosotras y nosotros como Movimiento Mexicano de Alternativas a las Afectaciones Ambientales y el Cambio Climático consideramos fundamental profundizar en el análisis y denuncia del contenido y consecuencias de las reformas estructurales promovidas por el gobierno de Enrique Peña Nieto, en el marco del Acuerdo Trans-Pacifico, en materia de educación, salud, trabajo, energía, entre otras; que implican un retroceso sin precedentes en los derechos humanos y la entrega a las grandes corporaciones de las tierras y el subsuelo del país a costa de la vida y el futuro de los pueblos de México. Por ello a comienzos de 2014 y tras una profunda reflexión colectiva elaboramos y compartimos el comunicado "La Reforma Energética: Crimen de Estado".

Asimismo, sentimos fundamental proponer espacios de información, discusión y encuentro popular que den como fruto el conocimiento colectivo concretamente de la Reforma Agraria y la Reforma Energética, así como  las iniciativas de resistencia y construcción de alternativas al modelo expropiador de la vida que imponen los gobiernos y corporaciones transnacionales para los que éstos trabajan.

El Encuentro y Verbena Popular  "Nos movemos para quedarnos, Nos quedamos para movernos", es una de las iniciativas que a lo largo del presente año 2014 estamos proponiendo en este sentido, con el gusto de compartir el espacio con diversas organizaciones y colectividades que nos apoyarán a conocer en profundidad las reformas, así como sus diversas propuestas y prácticas de Defensa de Tierra y Territorio. Y como el encontrarse y compartir siempre es motivo de celebración y oportunidad de aprendizaje, disfrutaremos también de actividades culturales y propuestas de autogestión que alimenten la alegría y creatividad colectivas.

PROGRAMA:
Hora
Actividad
10 am a 12 pm
Mística
Bienvenida-Inauguración y Presentaciones.
12 a 12:30 pm
Son Jarocho y apertura del Mercado Popular.
12:30 pm a 2:30 pm
Experiencias Comunitarias de Defensa de Tierra y Territorio y Problemáticas Socio-ambientales: Presentación de Casos.
2:30 pm a 4 pm
Comida y música con el grupo de trova Cantelagua.
4 pm a 6 pm
Información y debate sobre las Reformas Energética y Agraria.
6 pm a 8 pm
Presentación a cargo de la "Caravana Climática por América Latina: gira de Acción Rumbo a la COP 20" sobre su proyecto y los  casos que está documentando en su recorrido rumbo a la Cumbre de los Pueblos.
8pm
Cierre del evento

       A lo largo de la jornada contaremos con mesas  de información sobre diversas problemáticas socio-ambientales y experiencias de alternativas y resistencias. También habrá un mercado de productos locales y una rifa solidaria para colaborar con la realización del evento.

¡Asiste, infórmate y participa!
SPOT 12 DE ABRIL SAN CRITOBAL DE LAS CASAS

jueves, 3 de abril de 2014

Pobladores de los municipios de Tumbalá denuncian cortes arbitrarios masivos por parte de CFE

Radio Proletaria Chiapas a 3 de abril del 2014

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas. 2 de abril de 2014.

Pobladores de los municipios de Tumbalá denuncian cortes arbitrarios masivos por parte de CFE

Pobladores de la comunidad de Yocpokitiok municipio de Tila denuncian postes en mal estado a punto de caerse.

Este Comité de Derechos Humanos de Base de Chiapas Digna Ochoa ha recibido información de sus monitores en la zona norte en donde denuncian que en todas las comunidades y cabecera municipal de Tumbalá se están realizando cortes totales de energía eléctrica a partir de las 6:45 p.m. durando hasta cerca de 3 horas por la Comisión Federal de Electricidad, sin que exista alguna razón o explicación de tales acciones por parte de la paraestatal.  

Mientras que en el municipio de Tila, monitores de este Comité Digna Ochoa reportan que ha habido amenazas de corte de energía eléctrica en comunidades y la cabecera municipal, reportando que en la comunidad de Yocpokitiok están por caerse 3 postes del tendido de energía eléctrica.

Estos hechos no son nuevos en la región norte-selva de Chiapas, en años anteriores la CFE constantemente ha realizado cortes arbitrarios de energía eléctrica y se ha negado en asumir su obligación de dar mantenimiento al tendido eléctrico de las comunidades bajo el argumento de no lo hacen porque en esa región existen muchas personas y comunidades que se encuentran en resistencia a las altas tarifas de energía eléctrica.

Al respecto manifestamos que la CFE violenta el derecho humano a la energía eléctrica de miles de pobladores de la región norte-selva, y con estas acciones nuevamente provoca un clima de confrontación social entre quienes sí pagan el servicio de energía eléctrica y quienes se encuentran en resistencia al pago de altas tarifas de energía eléctrica, además de provocar situaciones de riesgo hacia niñas y mujeres que tienen que caminar por las calles y caminos en total oscuridad.

Hacemos un llamado al Gobierno de Chiapas y a la CFE para que cesen de violentar los derechos humanos de decenas de comunidades indígenas de la región norte-selva.
Por la defensa de los derechos humanos de nuestro Pueblo

Comité de Derechos Humanos de Base de Chiapas Digna Ochoa

En el prolongado Otoño Invierno de nuestro descontento

Radio Proletaria Chiapas
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas a 3 de abril del 2014

Gaspar Morquecho

Al parecer este es el signo de los tiempos. El peor posible. Algo que viene de lejos. Que se venía configurando, al menos,  desde el Segundo Sexenio Neoliberal Conservador con Carlos Salinas como presidente de la República en turno. Las fuerzas democráticas, progresistas y revolucionarias se habían replegado ideológica y políticamente. Se deslizaron, hundieron y atascaron en la Democracia Electoral. En Chiapas, los movimientos populares, campesinos e indígenas habían arriado banderas y cambiado el terreno de lucha. Se puso el acento en la productividad y la comercialización de los productos agrícolas. La coyuntura del V Centenario (1992) hizo posible una convergencia de los dispersos y debilitados movimientos sociales en Chiapas. Un año después el Frente se había disuelto (1993).
En los sótanos de Chiapas, la necia rebeldía de las Fuerzas de Liberación Nacional habían acumulado una fuerza suficiente, el llamado EZLN para hacer la guerra y levantarse en armas en la  en la peor de las coyunturas. El levantamiento sorprendió y reanimó temporalmente la lucha de los movimientos sociales en Chipas y de algunas franjas de la Sociedad Civil mexicana. En cosa de días el EZLN se convirtió en un referente internacional. Miles en la Ciudad de México se movieron por la paz y en contra de la masacre de los pueblos indios rebeldes.
Un año después la estrategia contrainsurgente había contenido en lo fundamental la onda expansiva zapatista. A finales de 1994 la Convención Nacional Democrática no tuvo el éxito electoral esperado. En  1995, Zedillo ocupó militarmente Chiapas y los movimientos sociales indígenas y campesinos - sentados en una mesa paralela a la de San Andrés Larraínzar -,  se atascaron en la negociación de sus demandas inmediatas  y sus dirigentes se sumieron en un proceso de corrupción sin límites para estrellarse en la ruta de la confrontación  y la ruptura que prevalece hasta nuestros días.  El gobierno de Zedillo desató la brutal acción militar en contra de los municipios rebeldes y su estupidez lo llevó a la masacre en Acteal. El gobierno había armado y entrenado a indios tzotziles para ir asesinar a sus familiares y vecinos de ese paraje.    
                Las iniciativas políticas del EZLN contenidas de la I a la VI declaraciones de la Selva Lacandona no contaron con la aceptación y respaldo del grueso de la población mexicana. Algunas franjas se dedicaron a traer comida y ropa a los poblados rebeldes, otras a solidarizarse y a apoyar proyectos en la zona rebelde. El repliegue de comunidades zapatistas fue inevitable y abandonaban el proceso. Los despliegues de las delegaciones del EZLN por el territorio nacional (Marcha de los 1,111; la Marcha del Color de la Tierra y los recorridos en Otra campaña) no lograron el movimiento nacional esperado. En el Congreso de la Unión, el PRI-PRD-PAN asestaron un golpe demoledor al movimiento zapatistas con la aprobación de la Ley Indígena racista en 2001. Me parece que su impacto no se ha evaluado a cabalidad.
                Por su parte, las fuerzas políticas de la llamada “izquierda electoral” sufrieron importantes y consecutivas derrotas: 1994, 2000, 2006 y 2012. La transición y los triunfos electorales se deslizaron hacia la derecha neoliberal del PAN. En ese tiempo el PRD se ganó a pulso el peor de los desprestigios de su corta historia y se acentuó con la pútrida dirección de los Chuchos. Después de la derrota de 2012 el PRD se fragmentó y López Obrador encabeza a una MORENA debilitada.
                En 2011, la guerra de Calderón había dejado una estela de sangre y muerte en el país. Las víctimas mortales, de desaparecidos y de desplazados se contaban por miles. En marzo de 2011 surgió el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD) que encabezó el compañero Javier Sicilia. Se movilizaron miles en torno al MPJD. En mayo de 2011, 25 mil bases de apoyo del EZLN se concentraron en la ciudad de Las Casas en apoyo al MPJD que recorrió el país de Norte a Sur y parte de la Unión Americana. En su segundo encuentro (2102) el MPJD no logró la consolidación necesaria y el III Aniversario se celebró con algunas exposiciones fotográficas. Ahora los desplazados por la guerra se cuentan en más de un millón y medio.
En enero febrero de 2011, Marcos había advertido:
 “(…) es preciso señalar que también se está destruyendo el tejido social en casi todo el territorio nacional.
La identidad colectiva de la Nación está siendo destruida y está siendo suplantada por otra.
(…)
Hace 17 años, el 12 de enero de 1994, una gigantesca movilización ciudadana (ojo: sin jefes, comandos centrales, líderes o dirigentes) paró la guerra acá. Frente al horror, la destrucción y las muertes, hace 17 años la reacción fue casi inmediata, contundente, eficaz.
Ahora es el pasmo, la avaricia, la intolerancia, la ruindad que escatima apoyos y convoca a la inmovilidad… y la ineficacia.(CARTA PRIMERA (completa) del SCI Marcos a Don Luis Villoro, La Jornada, 12 de marzo de 2011, p. 20)

                Paradójicamente, a Carlos Salinas de Gortari le bastaron 10 años para replantear su estrategia (1995 a 2005) y recuperar el poder político en México. Uno de sus centros de operaciones fue la isla de Cuba. Después de Fidel Castro, Salinas era el político que más visitas recibía. En 2005 lanzó a Peña Nieto y ganó las elecciones en el estratégico Estado de México. En 2008, Salinas candidateó a Peña a la presidencia de la República. Durante su campaña, la prepotencia estúpida y amenazas de Peña Nieto, desató la indignación de una franja de estudiantes de la Ibero y las frescas movilizaciones de los jóvenes del YoSoy132… Antes del día de la votación federal ese movimiento se había debilitado. Para entonces el movimiento popular electoral estaba convencido del triunfo de López Obrador y no había argumento para convencerlos de que perversa estrategia de  Salinas – Peña Nieto iba a triunfar en las urnas en 2012. El PRI-Verde obtuvo más de 19 millones de votos frente a los casi 16 millones del PRD. Sin embargo, la sumatoria a favor de los proyectos neoliberales del PRI, Verde, PAN y PANAL fue de más de 33 millones de votos. En Chiapas el PRI-Verde ganó con el 70.57% de los votos, es decir, con 1 millón 343 mil 980 votos mientras que el PRD-Morena  logró apenas 291, 232 sufragios.
Esos resultados hicieron posible el inicio del Sexto Sexenio del Neoliberalismo Conservador, que la estupidez gobierne a México y a Chiapas. Pero también la alianza en el Pacto por México. De acuerdo con Marcos, del Pacto contra México.
En 2014, Salinas – Peña Nieto, impuso cuatro Reformas Estructurales: la Laboral, Educativa, Hacendaria y la Energética. Las movilizaciones no perturbaron en lo más mínimo el proceso. El movimiento magisterial que se opuso a la Reforma Educativa  convocó, a lo más, al 10% del magisterio. El conjunto de las movilizaciones en contra de la Reforma Energética movilizaron, a lo más, a 250 mil personas. Los actos convocados el pasado 18 de Marzo – Aniversario de la Expropiación Petrolera - en defensa del petróleo fueron, en verdad, muestras de debilidad y del desinterés ciudadano. La sociedad, los individuos miran de reojo lo que sucede en su entorno.
            La identidad colectiva de la que hablaba Marcos, sin duda, había sido suplantada por otra. Marcos estaba en lo cierto.
En febrero de 2014, Javier Sicilia escribió: Tal vez el tema fundamental de nuestra época sea el mal. Aunque su presencia nos ha desvelado a los largo de los milenios, hoy parece más terrible que ayer. (Proceso. 1947, p. 40).
En México cientos de personas han sido masacradas, desaparecidas. Las fosas clandestinas con decenas de cadáveres son una de las evidencias más contundentes. Pero hay otras. A principios de marzo un compañero me envió un video que los Z habían subido a la red. Ahí estaba la brutal ejecución de 4 mujeres que hincadas fueron, una  a una, descuartizadas a hachazos. Espero algún día poder olvidar esa imagen brutal de maldad.  Otra arista de la maldad es la concentración de la riqueza. En alguna portada reciente de La Jornada leí que la riqueza de 10 mexicanos supera los ingresos de toda la población. Encabezan el listado Slim, Larrea, Bailleres y Salinas Pliego.
Javier Sicilia, es una persona afortunada. Tiene como soporte sus convicciones cristianas. En el ser de Jesús rumbo a la ejecución. Javier narra e interpreta:
Allí, en esos espantosos instantes, su amor, que no devuelve un gramo de odio, reitera el no que mantiene la vida. Su fidelidad al amor, como un molino que moliera en el vacío, es todo: no una justificación, sino una respuesta. Cada esfuerzo que hace para sostenerse en esa fidelidad basta para mantener el sentido y la dignidad sobre la irracionalidad y el absurdo.     
Los esfuerzos políticos que intentan modificar la adversa correlación de fuerzas han sido recurrentes. En 2013, las/os compañera/os del EZLN realizaron Escuelitas Zapatistas en Agosto, diciembre y enero de 2014. El 3 de octubre de 2013, organizaciones sociales y personalidades progresistas y democráticas convocaron a la constitución de la Unidad Patriótica para el Rescate de la Nación. El 31 de enero de 2014, Cuauhtémoc Cárdenas “convocó a buscar nuevas formas de articulación, incluyentes y plurales”. El 5 de febrero de 2014, hombres y mujeres de la Sociedad Civil de 2014, invitaron a formar parte del Congreso Popular. Los llamados provocaron emociones y respuestas encontradas: entusiasmo y escepticismo. Desinterés. Esperanzas, dudas y temores. No hay movimiento que no sea cuestionado. Los partidos políticos y sus dirigencias son los más desprestigiados. La Sociedad Civil está quieta, aquietada… Los pobres en la lucha del día a día. Los trabajadores cuidando que no los despidan. Los de las clases medias, disfrutando  los fines de semana largos - pronto la Semana Santa de 15 días -, y los ricos acumulando a manos llenas.
2014, en la mesa está el segundo paquete de reformas Salinistas: Reforma a la Ley Indígena, Reforma al Campo y al Sistema de Salud. El Estado Neoliberal Conservador medirá fuerzas con los indios y campesinos de México, con los trabajadores del Sector Salud y usuarios del sistema. Debemos estar atentos en qué va aquello de la Ruta para el Diálogo en Chiapas. ¿Se colapsó por ahí algún puente? ¿Algún derrumbe en un túnel? ¿Martínez Velos tomó la Ruta equivocada?  ¿O el trazo de la Ruta era un absurdo?  
Para el 2015, Estado Neoliberal Conservador movilizará a la sociedad, aceitará  y medirá la convocatoria, competitividad y eficacia de los partidos y partiditos. Veremos de qué tamaño es la Morena de López Obrador. Veremos la participación ciudadana y los resultados electorales.
Abajo, en varios rincones dignos de la Patria se desarrollan pequeños y localizados movimientos ambientalistas y por la soberanía alimentaria. De la misma forma se reúnen los movimientos en contra de los megaproyectos y la invasión de las empresas mineras. Un movimiento que asediado por el asesinato de sus líderes  ha iniciado un proceso autonómico declarando Territorios Libres de Minería. Son pequeños movimientos, sin duda, anticapitalistas. En Guerrero y Oaxaca  las Policías  Comunitarias resguardan su territorio de la delincuencia local y del crimen organizado y las Comunitarias de Michoacán han liberado territorios salvaguardando a sus familias y patrimonio de la violencia. El Congreso Nacional Indígena (CNI) - en medio de no pocas dificultades - realiza los congresos regionales. Las y los agentes de pastoral de la Diócesis de San Cristóbal tienen en sus manos los resolutivos del Congreso Diocesano por la Madre Tierra. La resistencia de los zapatistas del EZLN – quizás la más consolidada – se prepara para nuevos eventos y el Movimiento del Pueblo Creyente.
 Movimientos que aprenden a sobrevivir y actúan en el prolongado árido y frío Otoño Invierno de nuestro descontento.
 En otra frecuencia, la Sociedad del Poder experta en organizar los tiempos de la sociedad en el mundo y para manipular las emociones humanas, prepara los enormes escenarios - válvulas de alivio – y la sociedad global se apresta para asistir - física o virtualmente -, al Mundial de Futbol en Brasil. Usted será testigo de las enormes capacidades de la Sociedad del Poder para  organizar eventos mundiales, acumular poder, capital  y movilizar a varios millones de personas detrás de un balón. Desde ahora, la fanaticada se desfoga y le demanda  a la Verde Amarella que no permita que la Copa se las lleven las potencias futboleras de las Europas.

Si “La identidad colectiva de la Nación está siendo destruida y está siendo suplantada por otra(Marcos), y si el Mal, “hoy parece más terrible que ayer (Javier Sicilia), los próximos 50 años no serán suficientes para revertir dicho proceso.

Se me olvidaba. Ya tomó sus previsiones por si al Otoño Invierno de nuestro descontento le sigue una prolongada Sequía…

P.D. En eso estaba cuando me enteraron de un comunicado del Subcomandante Moisés. En el documento nos hace saber de varias actividades que tienen programadas algunas serán abiertas y otras cerradas como el encuentros con pueblos indios de México y otros de carácter internacional. Un seminario más con el núcleo duro de intelectuales adherentes a la Sexta, simpatizantes, cercarnos o solidarios con el EZLN. Dice que darán a conocer alguna propuesta a los adherentes a la Sexta y que el compa Marcos anda malancón de salud  - no hace caso pue-. Que si mejora, en una de esas aparece en alguno de los eventos. Compa Marcos, ¡échele ganancias! Se le quiere bien y de buenas.
Vamos a ver cómo nos trata el Otoño Invierno de nuestro descontento. ¿Le seguirá una prolongada Sequía? Marcos sabe muy bien lo que se pasa en la temporada de secas.

La seca, nos seca. Decía en 1994.