lunes, 22 de septiembre de 2014

Católicos de la parroquia de Tila realizan marcha-peregrinación en cabecera municipal para expresar rechazo a la autopista San Cristóbal-Palenque y Villahermosa-Palenque, contra megaproyectos y el alcoholismo.

Radio Proletaria Chiapas

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas. 21 de septiembre de 2014.

Monitores de derechos humanos de este Comité de Derechos Humanos de Base de Chiapas Digna Ochoa informan que el día de hoy se realizó en la cabecera municipal de Tila una marcha-peregrinación y celebración religiosa en la participaron alrededor de 3000 personas provenientes de todas las comunidades de dicho municipio con el objetivo de expresar su desacuerdo con la construcción de la autopista San Cristóbal-Palenque y Villahermosa-Palenque, manifestar su rechazo al despojo de las tierras y comunidades que se avecina con megaproyectos como la minería, hidroeléctricas y de extracción petrolera y la proliferación de cantinas en la región.

En la peregrinación se sumaron aproximadamente 300 hombres y mujeres de la organización Laklumal Ixim-Norte Selva quienes han mantenido una tenaz resistencia a los altos cobros de energía eléctrica y en contra el despojo de las tierras y territorios de las comunidades en contra del programa de despojo denominado Fondo para Núcleos Agrarios sin Regularizar (FANAR) y de los municipios de Tila y Tumbalá.

Esta peregrinación fue convocada por el sacerdote Heriberto Cruz Vera, párroco de Tila, quien al terminar la peregrinación celebró una homilía. Desde hace meses el párroco Heriberto ha iniciado un proceso de oración y reflexión ante la amenaza que representan los proyectos de muerte impulsados por el actual gobierno en beneficio de intereses privados.

Compañeros monitores de nuestro Comité Digna Ochoa se sumaron a esta peregrinación, ya que respaldamos plenamente al sacerdote Heriberto Cruz Vera ha decidido alzar la voz en contra del despojo que se cierne en las tierras y territorios bajo el actual gobierno. Quienes desde las medidas de sus posibilidades nos proporcionaron las fotografías que adjuntamos.

Por último, expresamos que como Comité Digna Ochoa estaremos acompañando la lucha que emprendan los pueblos y comunidades indígenas y campesinos de Chiapas en la defensa de sus tierras y territorios y continuaremos visibilizando y denunciando las violaciones de derechos humanos que se cometen en los gobiernos de Enrique Peña Nieto y Manuel Velasco Coello.

¡Por la defensa de la vida y de nuestros territorios!
¡Rechazo total a la autopista San Cristóbal Palenque y Villahermosa-Palenque!
Por la defensa de los derechos humanos de nuestro Pueblo
Comité de Derechos Humanos de Base de Chiapas Digna Ochoa

Indios de Chiapas en Defensa de la Vida y el Territorio

Radio Proletaria Chiapas

Gaspar Morquecho

Laguna Suyul, San Juan Chamula. 7 de septiembre.

Un poco más de 2 mil personas entre niñas, niños, hombres, mujeres y personas mayores se reunieron en la Laguna Suyul convocadas por las y los ejidatario de La Candelaria. Eran tzotziles, tzeltales, choles y tojolabales de los municipios de San Cristóbal de Las Casas, Zinacantán, San Juan Chamula, Huixtán, San Pedro Chenalhó, San Pablo Chalchihuitán, San Juan Cancuc, Tenejapa, Amatenango, Chilón, Tila, Salto de Agua, Comitán y Las Margaritas. En esta asamblea de pueblos manifestaron su rechazo al proyecto de la Super-carretera de San Cristóbal de Las Casas a Palenque.

Las actividades dieron inicio a las 8 de la mañana cuando las y los autoridades Principales del ejido de La Candelaria se reunieron para realizar una ceremonia en la laguna de Suyul y en el templo que han construido para cada año celebrar la Santa Cruz. Quemaron incienso, encendieron decenas de veladoras, tocaron su música y oraron, “para darnos fuerza, para no cansarnos en esta lucha y hablar con la Madre Tierra para que no permita que vengan a destruirla”.   

El lugar es una hondonada con un entorno de pinos y algunas milpas. Al centro se levanta una pequeña loma- islote arbolado y rodeado por aguas de los manantiales del lugar y cubiertas en su mayoría por plantas acuáticas.  A las 10 de la mañana, cientos de personas esperaban el inicio de la asamblea en ese lugar, 
Con la  intervención de un representante del ejido La Candelaria dio inicio la asamblea: “Esta es una reunión muy importante para nosotros. Estamos en un lugar sagrado y el proyecto del gobierno viene a destruirlo. Cerca de esta laguna, como a 500 metros quieren que pase la supercarretera y no lo vamos a permitir. No vamos a dejar que nos aplaste el gobierno. Tenemos que juntar nuestra voz y pensar qué vamos hacer para tapar los planes del gobierno.

Le siguieron dos intervenciones con la información de los grandes proyectos neoliberales en México, Centroamérica, Chiapas y en los territorios indígenas. Varios de ellos en ejecución: minas, presas, centros ecoturístico, explotación de los campos petroleros, carreteras, puertos, aeropuertos; plantación de transgénicos y biocombustibles y los programas de contención y contrainsurgencia que en Chiapas iniciaron en la década de 1970.

Los trabajos no podían continuar sin realizar la oración comunitaria. Sembraron una pequeña Cruz que adornaron con flores. Sembraron  una docena de candelas y prepararon el incensario. Ardieron las candelas y el incienso quemado aromatizó el lugar. Una ofrenda a su Dios. El murmullo de cientos de persona en oración, de las peticiones a su Dios, hicieron de ese espacio, de su lugar sagrado… un lugar de comunión.
Ese momento lleno de símbolos dio paso a lo concreto. La figura del Ejido y sus autoridades ejidales que por décadas fueron invisibilizadas por los movimientos sociales campesinos e indígenas  ocuparon de nuevo el lugar que les toca en esta coyuntura. Es la organización de los trabajadores del campo con personalidad jurídica para defender la tierra y el territorio. Así como lo son las Tierras Comunales y los Comisariados de las Tierras Comunales.  Así pasaron a dar su palabra los representantes de los ejidos de Salto de Agua: “Vengo en representación del ejido San Miguel, lugar de hablantes del Maya Chol. El 1 de junio de 2014, reunidos en asamblea ejidal acordamos rechazar el proyecto de la supercarretera.”  Le siguió el representante del ejido Francisco I. Madero: “Dios nos ha dado la tierra. Nosotros no somos aves para vivir en el aire, ni peces para vivir en el agua. Vivimos en la tierra y debemos y vamos a defenderla.” Los representantes del ejido Adolfo Ruiz Cortines, también de Salto de Agua, afirmé que el 15 de septiembre pasado, los 70 ejidatarios del lugar acordaron, “defender los terrenos de los pueblos indígenas” y llamó a “conjuntar los esfuerzos”, propuso la construcción de “un frente de lucha” y levantó la demanda de la “consulta a los pueblos.”, En sus intervenciones informaron que han actualizado sus reglamentos internos para garantizar mejor los intereses de los ejidatarios.   
Los representantes del ejido San Jerónimo Bachajón informaron que a esas horas, cientos de sus compañeros efectuaban una movilización en Temó y que por acuerdo de sus asambleas rechazan el proyecto de la supercarretera. Añadieron que han nombrado una comisión para llevar al gobierno de Chiapas la documentación y acuerdos de sus asambleas y que “de no tomarlos en cuenta realizarán nuevas acciones de protesta”.  Llamó a la unidad y a “no dejarnos vencer por los grandes empresarios”. También informaron que a los ejidatarios de San Martín Cruz los han querido humillar por no firmar el acuerdo de la supercarretera y que en respuesta los ejidatarios tomaron dos patrullas municipales que resguardan su comunidad. Denunció que son vigilados, perseguidos y amenazados por no aceptar el proyecto de la supercarretera.

Por su parte representantes indígenas del Pueblo Creyente de Tenejapa dieron conocer que 52 comunidades de su municipio no van a permitir el paso de la supercarretera. Que han sido llamados por las autoridades municipales pero, afirmaron, “como Pueblo Creyente no vamos a caer en el engaño, no vamos a permitir el paso”. Coincidieron representantes de las parroquias de Huixtán y Chenalhó. Los representantes de Matzam del municipio de Tenejapa, denunciaron que “la supercarretera va a pasar muy cerca de su montaña sagrada y la quieren dejar como zona turística”, advirtieron que no darán paso a la carretera y que seguirán “asistiendo en las reuniones”.

Los representantes de San Juan Cancuc informaron que, “sus autoridades municipales pueden estar de acuerdo con la construcción de la supercarretera nosotros estamos contra” y añadieron que el día 16 de septiembre cumpliendo el acuerdo del Movimiento en Defensa de la Vida y del Territorio colocaron mantas en “oposición al proyecto al gobierno”, que fueron perseguido por los policías y, sin embargo, dijeron, “vamos a seguir unidos, pues en Cancuc hay muchas comunidades luchando”.

El Comisariado Ejidal de San Antonio Las Rosas, vecinos de La Candelaria advirtió: “Nos mantendremos unidos con Candelaria. Nos vamos a mantener fuertes como todas las comunidades que estamos acá (presentes)”.

En su intervención el representante del ejido La Candelaria dijo: “Estamos viendo a comunidades y  a ejidos que están dispuestos a defender nuestra vida y a nuestra Madre Tierra. Se trata de defenderla para nuestros hijos, Invitamos al obispo (Felipe Arismendi) se ponga del lado de los pobres. Que defienda  a los hombres y mujeres que estamos en esta unión. También convocamos a todos los pastores de las otras iglesias para que no abandonen a sus fieles. Que los pastores cuiden a sus ovejas. Que no nos dividamos por los partidos o las religiones. El proyecto del gobierno nos afecta a todos. No distingue. Estamos reunidos para empezar a caminar aunque existan amenazas. A este movimiento no lo van acabar. No pueden acabar con nuestro espíritu. Lo vemos que podemos con la unidad de las comunidades.

La asamblea acordó pronunciarse con: “la palabra verdadera de los pueblos originarios de Los Altos de Chiapas.
Desde el corazón de los pueblos hacemos saber la palabra verdadera de niños, niñas, jóvenes, ancianas, ancianos, mujeres y hombres en defensa de la vida.
La Madre Tierra es el regalo milenario que de generación en generación, nuestros abuelos y abuelas han cuidado y defendido. Ellos la cuidaron y ahora a nosotros nos toca cuidarla y defenderla, si es necesario con nuestra propia vida.

Defenderemos el medio ambiente, el tejido y las venas de la madre tierra, ríos, lagos, ojos de agua, montañas, árboles, cuevas, cerros, la vida de los animales, lugares sagrados, el ecosistema de la madre naturaleza y la vida del ser humano.
La madre no se vende, la tierra no se vende y no tiene precio.”

El comunicado denuncia “las mentiras de los gobierno a los pueblos”. La oferta de los “megaproyectos trasnacionales que traen la muerte”, que “hacen más ricos a los ricos” y “más pobres a los pobres”. Advierten que no permitirán que “sigan violando sus derechos”. Exigieron el respeto al convenio 169 de la OIT, la “declaración precisa de los derechos colectivos e individuales de los pueblos indígenas; sus derechos a la “tierra, bienes, recursos vitales, territorio, cultura, identidad y lengua”; “al empleo, la educación, y a determinar libremente su condición política y su desarrollo económico”.

Llamaron a sus hermanos a “mantenerse alertas” frente a la eventual “represión” del gobierno, a “la compra de líderes”, “a las amenazas”. Alertas frente a un gobierno que “asesina” y “desaparece a la gente”.   
“Desde este momento hacemos responsables a los gobiernos municipal, estatal y federal de los que nos pueda pasar por defender nuestra vida,  por cuidar lo que es nuestro, por conservar lo que es la fuente de nuestros alimentos y de nuestra vida.
Por nuestra Madre Tierra y Vida.”

Los tzotziles, tzeltales, choles y  tojolabales concluyeron su comunión plantando 260 árboles en las faldas de la pequeña loma. Ahí se confundieron los atuendos de las y los zinacantecos, de las y los  chamulas, de las y los tenejapanecos con los ropajes de los no indios. Salieron del lugar en larga fila cruzando la laguna sobre un pequeño puente de madera que rosaba las aguas de Suyul

viernes, 19 de septiembre de 2014

HECHOS SUSCITADOS DESDE EL DIA 10 DE SEPTIEMBRE DE 1014, EN LA COLONIA EL PORVENIR MUNICIPIO DE OCOZOCUATLA, DE ESPINOZA, CHIAPAS, MEXICO, DE ACUERDO AL SIGUIENTE:

Radio Proletaria Chiapas
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas a 19 de septiembre del 2014

DESCRIPCION DE LOS HECHOS

Colonia El Porvenir Municipio de Ocozocoautla, el día de ayer  miércoles10 de Septiembre,  se presentó una comisión  que integra la subordinación mixta regional SNTE de la región Ozocoutla de educación indígena en la colonia el porvenir municipio de Ozocoutla de Espinoza Chiapas.  esta comisión de la SEF-SNTE, también venía acompañado de un representante de la dirección de educación indígena de asuntos jurídicos,  por lo que esta comisión llego directamente hacia los espacios de las  casa particulares familiares donde los profesores de manera injusta están laborando desde el mes de noviembre del 2013, debido a que las instalaciones educativas tanto primaria y preescolar indígena, se encuentran en manos de la organización antorcha campesina paramilitar (PRI PVEM) que se han negado entregar las instalaciones a los verdaderos padres de familia.

Esta comisión SEF-SNTE el jefe de zona José Santis Gómez y el comisionado de la comisión de
educación indígena, llegaron donde los profesores de la CNTE vienen dando clases con sus alumnos, sin dar mucha explicación de sus llegadas empezaron a tomar las fotos hacia los profesores y los niños, pero debido a las condiciones del tiempo, solo los niños más cercanos pudieron acercarse y los profesores les preguntaron que si venían a entregar las aulas o nada mas a investigar alas profesores del bloque democrático y no a la antorcha campesina y es cuando ellos se salieron de una de las casas familiares y tomaron sus acuerdos, esa comisión y se fueron a las aulas donde antorcha campesina tiene en posición;  es aquí donde esta organización para militar (PRI-PVEM) retuvo el profesor Ricardo Pérez Días intégrate del comité  seccional de las sección 7 Chiapas, de la CNTE como a las 11:30 am del día miércoles 10 de septiembre del 2014, y es a partir de aquí como el comité de educación  primaria y preescolar se organizaron para buscar la forma de exigir la liberación de los  Profe Ricardo Pérez,

Ante esta acción dela  antorcha campesina, los padres de familia retuvo a la comisión del  SEF y el jefe de zona y ya ellos establecieron contactos con sus jefes inmediato e informaron de lo que estaba pasando sin embargo las autoridades gubernamentales y educativo han apostado a la OMISION DE AUTORIDAD porque a un año del problema creado por la políticas de represión del gobierno del estado y de educación en el movimiento magisterial pasado del 2013, no han querido resolverlo y entregar las aulas alas verdaderos padres de familia y sus profesores. Las autoridades gubernamentales y educativas se dio un primer acercamiento de dialogo a las 9:00 P. M. del día 10 de septiembre pidiendo que se trasladara una comisión a la presidencia Municipal, sin embargo al llegar la comisión de padres de familia acompañado por la comisión de la sección 7 del bloque democrático no encontraron a nadie dejándolos plantados dicha comisión, se regresaron a la colonia El Porvenir para informar, posteriormente como a la 1:00 A. M. del día 11 nuevamente fueron llamados y se trasladaron a la presidencia Municipal pero regresaron sin ninguna respuesta favorable sobre la entrega de las aulas.

El mismo dia 11 de septiembre la comisión para el dialogo los volvieron a llamar a eso de las 4 de la tarde para la continuación del dialogo en las instalaciones de la presidencia municipal, ahí nos retuvieron por más de 24 horas pues abandonamos el edificio de la presidencia a eso de las 5 de la tarde del día 12,  que al final solo se logró la firma de una minuta más como ordinariamente sucede, sin lograr resultados sustanciales para la solución del conflicto.

Es por ello, como padres de familia hacemos responsable al gobierno del estado,  presidente municipal de Ozocoutla y autoridades educativas de Chiapas de lo que pudiera acontecer en contra de nuestra  comunidad, y de nuestros profesores que con dignidad han resistido más de una año atendiendo nuestros hijos en condiciones inhumanas e injustas

La Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos  A. C. (LIMEDDH) Filial JITOTOL, expresa su preocupación antes estos hechos de detención y retención de las personas representantes de la dependencia educativas  y de sindicatos, y la postura violenta que han adoptado grupos  como es el caso de ANTORCHA CAMPESINA, que ponen en riesgo a la población en general, abonando con ello a un posible enfrentamiento de grupos. Por lo que solicitamos a las autoridades estatal y federal que desde el ámbito de sus competencias, promuevan:

1.- Que de manera URGENTE se instale una mesa de negociaciones entre las partes para privilegiar el dialogo, la tranquilidad y la paz social en la colonia El Porvenir, Municipio de Ocozocuatla y en todo el Estado de Chiapas.

2.- Atender con justicia el reclamo de la parte afectada, ya que los y las niñas tienen en todo momento el derecho a recibir  educación con seguridad y en las instalaciones adecuadas para el desarrollo de  las actividades pedagógicas.

3.- Que durante el proceso de dialogo, se conserve un espíritu de imparcialidad con el fin de fomentar la confianza y el respeto entre las partes y las instituciones.

JITOTOL, CHIAPAS, MEXICO A 13 DE SEPTIEMBRE DE 2014.

COMITÉ DE LA LIMEDDH A.C. FILIAL JITOTOL.

SECRETARIADO

México: La reforma para el campo, la resistencia y la alternativa

Radio Proletaria Chiapas
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas a 19 de septiembre del 2014

Víctor M. Quintana S.
ALAI AMLATINA, 17/09/2014.-  Lo que está en juego estos días, estos meses en México con referencia al campo no es sólo un proyecto sexenal más de reforma al medio rural; es la imposición de un modo civilizatorio que está calentando al planeta y a la sociedad global y el paciente surgimiento de una alternativa humanista, incluyente al mismo.
1. Se agota una fase del neoliberalismo en el campo…
El campo mexicano lleva más de treinta años de despojo no sólo intenso sino también consagrado por las leyes y las instituciones.  La reforma institucional impuesta a sangre y fuego durante los gobiernos de Salinas y de Zedillo cumplió un papel importante: hacer funcionales nuestras leyes y nuestras instituciones al nuevo ciclo de expansión del capitalismo en el campo, ese que Blanca Rubio llama “la nueva fase agroalimentaria global”.  Con ellas se integró el país al manejo global de los alimentos como “commodities”, como importador de cereales, oleaginosas, cárnicos y lácteos a la vez dejaba de ordenar el mercado de alimentos.
Los instrumentos salinistas para lograrlo fueron: la contrarreforma agraria, la apertura comercial, principalmente a través del TLCAN, la política bancaria-financiera que llevó a la quiebra a miles de productores –de ahí nació El Barzón, formidable movimiento de deudores de la banca- la separación de los programas oficiales en programas para los productores de “potencial” y los de “bajo potencial”,  para hacer más productivos y rentables a los primeros (Procampo) y a los segundos, condenarlos a las políticas de compensación social (Oportunidades).
Para contener la disidencia y acotar o cooptar a las organizaciones de productores, el salinismo-neoliberalismo creó dos espacios de concertación diferentes: el Consejo Agrario Permanente, para las organizaciones campesinas y el Consejo Nacional Agropecuario, instancia de los empresarios agrícolas de diversos niveles. Al interior de estos espacios ha tratado el régimen, no de debatir lo esencial de sus políticas hacia la agricultura, sino poner una válvula de escape y de procesamiento de los conflictos que surgen con la implementación de sus políticas excluyentes.
2. La acumulación por despojo en el campo mexicano
Con el avance de la globalización y de los intentos de los  Estados Unidos y sus aliados, OTAN y empresas trasnacionales,  por mantener un mundo unipolar a toda costa y salvar su hegemonía amenazada,  se inicia un nuevo ciclo ya no sólo para mantener y conservar la dominación  a través del control de los alimentos, sino ahora también a través de la utilización de las riquezas naturales, como son los recursos energéticos, los minerales, el agua, como “commodities” en los mercados financieros globales.
Por eso se hace necesario para el neoliberalismo extractivista un nuevo marco institucional para la explotación económica de los espacios rurales y de dominación de los actores que en ellos operan, cuya lógica de base es la “acumulación por despojo”, que conceptualiza David Harvey e ilustra notablemente la declaratoria final de las Jornadas Nacionales en Defensa de la tierra, el agua y la vida, celebradas en Atenco el 16 y 17 de agosto: “ El despojo es una realidad cotidiana que padecemos todas y todos: despojo de la tierra, del agua, del aire, de la biodiversidad, de nuestros saberes, del patrimonio familiar y comunitario, de los bienes comunes, de nuestros derechos individuales y colectivos, de nuestros sueños y nuestras esperanzas… Nos despojan los proyectos mineros, las represas, las carreteras y ductos. Nos imponen urbanización desordenada, desarrollos turísticos, privatización de los servicios básicos, se adueñan de la biodiversidad y le ponen precio, comercializan y empobrecen nuestra riqueza cultural. Son los agro negocios, los talamontes, los empresarios turísticos que se adueñan del paisaje, el crimen organizado y el crimen de cuello blanco los responsables de este saqueo”.
3. La reforma al campo que sí está en marcha
Este despojo, característico de la “fase demencial del totalitarismo neoliberal” como la llama el periodista argentino-canadiense Alberto Rabilotta, se hace posible legalmente por las 21 reformas constitucionales y de leyes secundarias en materia energética y las que habrá a la Ley de Aguas y a la de Bioseguridad, entre otras.  Este nuevo marco institucional consagra una nueva forma de explotación económica en el campo mexicano, cuyas principales implicaciones son:
Legalización del extractivismo como la actividad económica prioritaria en el campo: extracción de petróleo, gas natural, gas shale, aguas termales, de agua, simplemente, minerales, por sobre todo uso agrícola, ganadero o forestal del suelo.  Despojo de los territorios a las comunidades, ejidos o propietarios, bajo la forma de “ocupación temporal” o de “servidumbre energética”; autorización del método de fragmentación hidráulica para la extracción de gas de lutita, con los consiguientes daños ambientales y agotamiento de acuífero.
Ahí no termina la furia extractivista-entreguista del presidente Peña Nieto, sus mandamases y sus aliados. Según la información de que dispone la coalición “agua para tod@s”, el próximo período ordinario de sesiones del Congreso, el Ejecutivo presentará un “paquete verde”, con otra serie de reformas para dar la última vuelta de tuerca a la reforma energética: a la Ley General de Aguas que permitan una total desregulación para darle prioridad a los usos energéticos del agua: megapresas, geotermia, enfriamiento de centrales nucleares, fracking, etc. Reformas a otras leyes como la del Equilibrio Ambiental, la de Vida Silvestre, la de Desarrollo Forestal, a de Bioseguridad, para autorizar, entre otras cosas, la construcción de gasoductos en áreas naturales protegidas, quitar funciones a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, PROFEPA, facilitar la explotación de energéticos en selvas, humedales y suelos forestales y autorizar la siembra de semillas transgénicas para la producción de bioenergéticas.
A estas nuevas formas de despojo corresponderá una  nueva forma de dominación política, la que trata de construir el régimen de Peña Nieto mediante un complejo proceso de presión-negociación-cooptación o incluso represión a los actores del campo, con las consultas sobre “la Reforma para el Campo”, las mesas de negociación iniciadas el 23 de julio,  la apertura de nuevas instituciones como la Financiera Nacional para el crédito a los pequeños productores, y todas las “acciones para reformar al campo” que implicarán no sólo cambios económico-productivos, sino el establecimiento de nuevas formas de control, de clientelismo, de relación del Estado con los actores rurales. De aquí surgirá lo que de facto suplirá al CAP, al Consejo Nacional Agropecuario, etc.
 4. La respuesta campesina, indígena y de las comunidades
Desde el inicio de esta fase ha habido importantes procesos de resistencia por parte de comunidades campesinas, indígenas, coordinadoras y organizaciones regionales y nacionales. En Guerrero, Oaxaca, San Luis Potosí, Michoacán, Chihuahua, Sonora, Nayarit, Jalisco y otras entidades han emergido movimientos en defensa de los proyectos mineros, de las grandes presas, de la extracción o apropiación del agua superficial y de los acuíferos.
Cuando llega el gobierno de Peña Nieto y establece el “Pacto por México”, algunas organizaciones piden se lleve a cabo un diálogo para acordar un “Pacto por el Campo”. Luego demandan que se les escuche antes de formular cualquier proyecto de Reforma para el Campo. Así, durante los meses de mayo, junio y julio de 2014 se llevan a cabo ocho foros nacionales temáticos y siete foros regionales, además de foros estatales donde participan muy diversas organizaciones campesinas y los gobiernos federal y de los estados.
Sin embargo, la atropellada y atropellante aprobación de las 21 reformas legales que constituyen la reforma energética en el Congreso durante los meses de junio y julio indigna a los campesinos que promueven una Gran Marcha Nacional Campesina en la ciudad de México el 23 de julio. Esta constituye la manifestación más articulada y más masiva de cualquier sector de la sociedad mexicana en contra de la Reforma Energética aprobada por el PRI, el PAN y sus aliados.
La manifestación logra arrancarle al gobierno una serie de mesas de diálogo para que los representantes campesinos planteen sus propuestas para la Reforma. Sin embargo, no todas las organizaciones aceptan acudir a dichas mesas y paralelamente se convoca al Encuentro y Jornadas por la Defensa de la tierra, el agua y la vida para el 17 de agosto en el emblemático pueblo de San Salvador Atenco. El evento es todo un éxito tanto por el número de asistentes como por el ambiente y la inspiración que en él predominan. De ahí surge una estratégica y emotiva declaratoria que denuncia la nueva fase del neoliberalismo en el campo mexicano con toda la estela de despojo que trae consigo. Sin embargo, no se queda en el recuento de agravios, sino lanza un importante llamamiento en estos términos:
“La tarea que tenemos no es poca y precisa de reconocernos, escucharnos y respetarnos; partir de la solidaridad, como compromiso, como principio permanente y sobre todo como oportunidad generada por la lucha misma. Una tarea inaplazable es la liberación de todas y todos los presos políticos, el regreso de las y los desaparecidos y la defensa de las y los perseguidos por luchar.
Si bien es necesaria la defensa permanente de nuestros territorios, no es suficiente con resistir, tenemos que ser capaces de pasar a la construcción de alternativas que nos permitan por un lado, mantener nuestra tierra, el agua, la vida y nuestros derechos. Y por otro, la posibilidad de desatar todos los saberes, la imaginación y la creatividad del pueblo al servicio del pueblo”.
Es en estas líneas estratégicas que esperamos se sigan dando la resistencia, la lucha y la construcción de alternativas de las comunidades campesinas e indígenas de todo México en alianza con todos los que demandamos alimentos sanos, aire puro, agua limpia suficiente para todas y para todos, cultura de paz.
Porque no se trata de la lucha de las y los actores rurales en defensa de sus derechos y de sus territorios; es la resistencia a un modo civilizatorio de muerte, injusticia y exclusión y es el cultivo de una nueva civilización del cuidado, del compartir, de la paz.
Víctor M. Quintana S. es asesor del Frente Democrático Campesino de Chihuahua e investigador/profesor de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.
URL de este artículo: http://alainet.org/active/77195

CFE realiza corte masivo de energía eléctrica en municipio de Tila, Chiapas.

Radio Proletaria Chiapas
San Cristóbal de Las Casas, Chiapas. 12 de septiembre de 2014.

Monitores de derechos humanos en el municipio de Tila denuncian que el día de ayer  la Comisión Federal de Electricidad (CFE)  realizó corte masivo de energía eléctrica en la cabecera municipal de Tila.Denuncian que  empleados de la CFE colocaron candados electrónicos en los domicilios que tienen medidores digitales, los cuales suspenden de forma inmediata el servicio eléctrico. En los candados colocaron una leyenda que señala que quien lo toque o lo destruya será acreedor a responsabilidades penales y comete delitos del fuero federal.

Durante los cortes de energía eléctrica, también le suspendieron el servicio a la señora  Ofelia López Encino quien vive en la calle Belisario Domínguez del centro de Tila y es integrante de la resistencia civil a los altos costos de la luz perteneciente a la organización Laklumal Ixim-Norte Selva (Nuestro Pueblo de Maíz), por lo que han decidido que procederán a reconectarle el servicio.

Denunciamos al gobierno mexicano y sus instancias como la CFE por violentar el derecho humano a la energía eléctrica, el cual está garantizado en el artículo 1o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y en diversos instrumentos de derechos humanos como la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC), la Convención sobre la eliminación de todas formas de discriminación contra la Mujer, el Convenio 169 de la OIT.

Al respecto señalamos lo que establece la resolución 65/151 “Año Internacional de la Energía Sostenible para Todos” de la Asamblea General de la ONU en donde establece: “Reconociendo que el acceso a servicios energéticos modernos y asequibles en los países en desarrollo es esencial para lograr los objetivos de desarrollo convenidos internacionalmente, incluidos los Objetivos de Desarrollo del Milenio, y el desarrollo sostenible, lo cual ayudaría a reducir la pobreza y a mejorar las condiciones y el nivel de vida de la mayoría de la población mundial,” y el PIDESC: ““Una vivienda adecuada debe contener ciertos servicios indispensables para la salud, la seguridad, la comodidad y la nutrición. Todos los beneficiarios del derecho a una vivienda adecuada deberían tener acceso permanente a recursos naturales y comunes, a agua potable, a energía para la cocina, la calefacción y el alumbrado, a instalaciones sanitarias y de aseo, de almacenamiento de alimentos, de eliminación de desechos, de drenaje y a servicios de emergencia”.

Por último, seguimos expresando nuestro total rechazo a las recientemente aprobadas reformas constitucionales en materia energética y sus leyes secundarias, las cuales violentan derechos humanos fundamentales y entregan los recursos estratégicos de la nación (luz, agua, petróleo, gas, minerales, bosques, selvas y tierras) a intereses privados y extranjeros, legalizando el saqueo, el robo y el despojo.

¡La energía eléctrica es un derecho humano, no una mercancía!
POR LA DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS DE NUESTRO PUEBLO

COMITÉ DE DERECHOS HUMANOS DE BASE DE CHIAPAS DIGNA OCHOA



lunes, 1 de septiembre de 2014

“La construcción del patriarcado capitalista”: Entrevista a Silvia Federici

Radio Proletaria Chiapas a 01 de septiembre del 2014

«La cuestión de la reproducción es esencial no solo para la organización capitalista del trabajo, sino para cualquier proceso genuino de transformación social»

Silvia Federici (1942, Parma, Italia), escritora, profesora y activista feminista estadounidense, se sitúa en el movimiento autónomo dentro de la tradición marxista. Es autora de Calibán y la bruja. Mujeres, cuerpo y acumulación originaria y deRevolución en punto cero. Trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas, ambas publicadas por la editorial Traficantes de Sueños. Silvia Federici pertenece a un grupo de pensadoras que rechazan firmemente la idea de que patriarcado, trabajo doméstico y desigualdad de las mujeres se sitúen “fuera” del capitalismo. Federici plantea en esta entrevista que el trabajo doméstico de las mujeres es en realidad un conjunto complejo de actividades que contribuyen a la reproducción de la fuerza de trabajo para el capital, y de las cuales el capital se beneficia porque se trata de un trabajo no remunerado. Además, Federici comenta los mecanismos mediante los cuales se impuso esta condición a las mujeres durante el periodo en el que tuvo lugar la acumulación primitiva mediante la violencia y la exclusión social, y no como continuación natural de una relación previa. Publicamos esta conversación entre la autora y Tesa Echeverria y Andrew Sernatinguer, publicada en Marxismo Crítico

Tesa Echeverria (TE): ¿Háblanos un poco de ti? ¿Cómo te implicaste en la lucha feminista y cómo te convertiste en escritora?
Silvia Federici (SF): Me impliqué en el movimiento feminista en la década de los setenta porque, como muchas mujeres de mi generación, compartíamos un sentimiento de frustración ante nuestras perspectivas de una vida dedicada al trabajo doméstico. A finales de la década de los sesenta, llegué a EEUU para trabajar en mi tesis. Participé en el movimiento estudiantil y pacifista, y sentí que estaba en un entorno muy masculino.

La razón de mi implicación con el feminismo es mucho más profunda. Me crié en la época de posguerra en Italia. El impacto de segunda guerra mundial contribuyó a que se generara cierta desafección hacia la cuestión de la reproducción. La masacre provocada contribuyo a que nos resultara muy extraña la sola idea de idealizar la maternidad como lo hicieran nuestras madres.

Por otra parte, por supuesto, Italia era una sociedad profundamente patriarcal. La influencia del fascismo fue muy fuerte, y el fascismo ensalzaba la maternidad y una imagen abnegada de la feminidad: la mujer se sacrifica por el bien común. Todos estos elementos provocaron mi entusiasmo inmediato por el movimiento feminista.

Andrew Sernatinguer (AS): Hay pocas feministas radicales economistas, y el pensamiento marxista se ha preocupado poco por el trabajo de las mujeres en particular. Se te conoce por tu defensa del “salario para el trabajo doméstico”, ¿podrías explicarnos en qué consiste y dónde radica su importancia?
SF: En 1972 leí un artículo de una economista italiana, Maria Dalla Costa, «El poder de la mujer y la subversión de la comunidad». En dicho artículo, Dalla Costa presentaba un análisis del trabajo doméstico que respondía a muchos de los interrogantes que yo me planteaba. Ella defendía, en contra del planteamiento dominante en la literatura tanto radical como liberal, que el trabajo doméstico y todo el conjunto de actividades esenciales para la reproducción de nuestras vidas, en realidad, constituyen un trabajo esencial para la organización del trabajo capitalista. Se trata de actividades que no solo producen comida o ropa limpia, sino que reproducen la fuerza de trabajo. Esto las convierte, en cierto sentido, en el trabajo más productivo del capitalismo. Sin él no podrían darse otras formas de producción.

El argumento me produjo una enorme impresión y, en el verano de 1972, viajé a Italia para conocer a Dalla Costa. Entonces, me impliqué en la fundación del International Feminist Collective [Colectivo Feminista Internacional] que lanzó la Campaña Salario para el Trabajo Doméstico. Constituía la puesta en práctica de ese análisis, que básicamente ponía de manifiesto la infravaloración del trabajo doméstico bajo el capitalismo y la invisibilidad de esas tareas porque no estaban remuneradas con un salario.

Muchas feministas no veían con buenos ojos esta campaña porque consideraban que con ella se institucionalizaba el papel de las mujeres en el hogar. Sin embargo, una de las cosas que pretendía la campaña era precisamente visibilizar el trabajo doméstico, plantear una redefinición de en qué consistía realmente esa forma de trabajo y concienciar a la sociedad en ese sentido. Queríamos poner de manifiesto que se trata de un trabajo esencial, fundamental, y no un servicio personal prestado a los hombres y a la prole. La reivindicación tenía también una dimensión económica importante, en el sentido de que veíamos cómo muchas mujeres se veían abocadas a una relación de dependencia con los hombres al no estar remunerado su trabajo. Ahí residía la raíz de las relaciones de poder, en los casos, por ejemplo, en los que las mujeres no podían abandonar una relación de abuso por su situación de dependencia.

Esta condición de no asalariadas perseguía a las mujeres en todos los ámbitos, incluso cuando aceptaban un trabajo fuera del hogar. Para nosotras, ese trabajo no remunerado que acompañaba a las mujeres de por vida, explicaba indudablemente las condiciones a las que se enfrentaban al trabajar fuera del hogar: salarios más bajos y en ocupaciones en su mayor parte entendidas como extensiones del trabajo doméstico.

Esa reivindicación nunca fue nuestro último objetivo, pero sí una manera de equilibrar las relaciones de poder entre mujeres y hombres, y entre las mujeres y el capital. Exigía analizar el salario en sí y a preguntarnos por ¿qué es el salario? Nos llevaba a superar a Marx.

Para Marx, el salario oculta el trabajo no remunerado que realizan los trabajadores, pero él no acertaba a ver cómo además el salario ha sido utilizado para establecer jerarquías en el ámbito del trabajo, por razones de género, pero también raciales.
Creíamos que el salario para el trabajo doméstico era un elemento desestabilizador que socavaba una división sexual-social del trabajo injusta y basada en la desigualdad. En cierto sentido, cumplía la misma función que en otro tiempo cumplieran las revueltas contra la esclavitud. Solíamos decir que había una importante diferencia entre la lucha por el salario de las personas esclavas y la lucha por unas mejores condiciones salariales de los trabajadores. Echaba por tierra toda una arquitectura social extremadamente poderosa capaz de dividir a las personas y naturalizar el hecho de que una inmensa cantidad de trabajo no estuviera remunerado.

Este era el objetivo y la lógica que sustentaban la campaña que, como ya he comentado, encontró la oposición de muchos sectores del movimiento feminista. En los últimos tiempos, sin embargo, he percibido un cambio en este sentido. Algo que creo que refleja tu pregunta. Hay un interés renovado por el tema que creo que guarda relación con el hecho de que treinta años después se ha desvanecido en buena medida la ilusión del potencial emancipador del trabajo asalariado fuera del hogar, que entonces albergaba el movimiento feminista.

TE: La lectura de los primeros ensayos recogidos en Revolución en punto cero en los que abordas el tema de la reproducción y en los que destacas hasta qué punto se trata de una forma de trabajo valioso, y cómo el salario para el trabajo doméstico constituye una herramienta para ponerlo de manifiesto, ha sido muy esclarecedora para mí.

SF: ¡Sí! De hecho titulé el primer ensayo del libro «Salarios contra el trabajo doméstico», porque para nosotras era evidente que los salarios para el trabajo doméstico eran a la vez salarios contra el trabajo doméstico. Las mujeres que se han rebelado contra el trabajo doméstico han padecido un enorme sentimiento de culpa.

Nunca se han percibido a sí mismas como trabajadoras en lucha. Tampoco sus familias o comunidades las han visto como trabajadoras en lucha cada vez que han pretendido oponerse al desempeño de esas tareas; más bien se las ha visto como mujeres malas. Hasta ese punto ha llegado el proceso de naturalización. No te ven como trabajadora, sino que estás cumpliendo tu destino natural como mujer. Para nosotras la reivindicación del salario para el trabajo doméstico suponía cortar el cordón umbilical entre nosotras y el trabajo doméstico.

TE: Y, por abordar el debate de la economía doméstica. Muchos defenderían que el modo de producción capitalista consiste en acudir a un lugar de trabajo, vender su fuerza de trabajo, obtener un salario a cambio y se acabó. El trabajo doméstico queda fuera de esa definición. ¿Me gustaría saber qué opinas sobre esto?
SF: ¡Estoy absolutamente en contra! Ahí radica la razón por la que inicié el recorrido histórico recogido en Calibán y la bruja. Quería fundamentar tanto histórica como teóricamente que el trabajo doméstico no constituía un legado ni un resto de la era pre capitalista, sino una forma específica de relación social construida por el capitalismo. Es decir, que constituía una nueva actividad.

El trabajo que realicé estaba orientado a mostrar cómo el capitalismo había construido la figura del ama de casa. Obviamente, esa construcción se produjo a lo largo de los distintos periodos históricos y en respuesta a distintas demandas. Arrancamos de los siglos XVI y XVII, cuando tuvo lugar la bifurcación de las actividades derivadas del trabajo, y que sentó las bases para que solo algunas de ellas fueran reconocidas como tal, con la implantación de la economía de mercado. Solo se valoraba el trabajo asalariado, y con ello se inició la desaparición de las actividades reproductivas remuneradas. Ese fue el primer paso fundacional y fundamental.

Obviamente, después, a lo largo del siguiente siglo y, en concreto, en el siglo XIX es posible rastrear toda una serie de políticas muy específicas. En Calibán y la bruja destaco que en Europa, llegado el siglo XVII, las mujeres habían sido expulsadas de la mayor parte de las ocupaciones que tenían fuera del hogar. Anteriormente, en la Edad Media, se las expulsó de los gremios, en cierto sentido equivalentes a las organizaciones de trabajadores que hoy conocemos. Al poco tiempo, ya solo accedían a actividades relacionados con el trabajo doméstico, como enfermeras, nodrizas, criadas, lavanderas, etc. A lo largo de los siglos XVI y XVII emergió de un modo muy concreto y preciso en términos históricos, una nueva forma de trabajo crecientemente invisibilizado.

En la segunda mitad del siglo XIX, se aprecia una construcción también específica del ama de casa a tiempo completo y de clase obrera. Todo un conjunto de políticas –el inicio del “salario familiar”, la expulsión de las mujeres de las fábricas mediante distintas leyes de protección y la institución del matrimonio– demostraban esa tendencia. Es una larga historia que pone de manifiesto cómo el trabajo doméstico es una forma de trabajo que ha quedado subsumida bajo la lógica de la organización capitalista del trabajo.

Lo cierto es que forma parte de “la cadena de montaje” productora de la fuerza de trabajo. Marx nos habla de la reproducción de la fuerza de trabajo pero lo hace de un modo muy peculiar. Para él se produce a través del salario y la adquisición de mercancías por medio de ese salario. El trabajador consume las mercancías. Básicamente utiliza la paga para comprar comida y ropa; consume tales mercancías y se reproduce a sí mismo. En el cuadro que nos presenta Marx no hay ni rastro de ningún otro trabajo.

Siempre he tendido a explicar este fenómeno basándome en que los tiempos de Marx eran los tiempos de desarrollo del capitalismo industrial, momento en que el empleo femenino alcanzó un punto álgido en las fábricas, sobre todo en el caso de las mujeres jóvenes. Quizá Marx se basara en esta mano de obra femenina industrializada, en aquella fase inicial del desarrollo industrial, para afirmar que el trabajo reproductivo era extremadamente escaso. Es una posible explicación que esgrimo para explicar su malentendido. Pero, obviamente, hay que profundizar mucho más para explicar la reproducción de la fuerza de trabajo en términos tanto cotidianos como generacionales. A partir de la década de los años sesenta del siglo XIX, este trabajo se asignó definitivamente a las mujeres.

Con la llegada del siglo XX, y posteriormente con la primera guerra mundial, tiene lugar un proceso que puede tildarse de producción concertada del ama de casa. El trabajo doméstico pasa a convertirse en una ciencia. Algo que se enseña en las escuelas a todas y cada una de las niñas. Entonces se emprendió también una campaña ideológica que convertiría el hogar en un centro de producción y de reproducción de la fuerza de trabajo. El argumento que defiende que el trabajo doméstico es esencial para el proceso de valorización del capital tiene una fuerte raigambre histórica.

AS: Algo fundamental en este sentido es que muchos marxistas se aferran a la teoría del valor como pieza esencial para entender el capitalismo y argumentar su crítica. Hablas de reproducción pero, si no me equivoco, en el Libro primero de El capital Marx solo dedica un par de páginas al tema, lo cual supone un reduccionismo similar al de afirmar que toda reproducción es a su vez producción. Me preguntaba si a tu defensa del salario familiar le corresponde una teoría del valor equivalente. Algo que permita entender de qué forma las mujeres contribuyen a la generación de plusvalía.
SF: La plusvalía es un producto social. En ningún caso es un producto que pertenezca a una persona o actividad concreta. Este aspecto desarrollado por Marx sigue siendo muy importante y válido. Bajo el capitalismo, la producción del valor nunca deriva de un lugar concreto sino que está determinado socialmente. En otras palabras, se trata de una “extensa cadena de montaje” (recurro al término en sentido figurado), necesaria para la generación de plusvalía. Obviamente, la plusvalía se genera al venderse en el mercado los productos del trabajo. Si tienes una fábrica que produce una docena de coches que no llegan a venderse nunca, no se genera plusvalía.

Lo que pretendo decir con esto es que las actividades implicadas en la reproducción del trabajador asalariado forman parte de esa cadena de montaje: son parte de un proceso social que determina la plusvalía. Aunque no podamos precisar una relación directa entre lo que tiene lugar en una cocina y el valor que se genera, por ejemplo, con la venta de un coche o de cualquier otro producto, cuando contemplamos la naturaleza social de la producción de valor, se despliega una “fábrica social” más allá de la propia fábrica.

TE: Partiendo de esa idea, ¿cómo podría cambiar esa dinámica algo como el salario para el trabajo doméstico? ¿Entraría en una relación distinta la propia obtención de un salario?
SF: Para nosotras, el elemento definitorio de la Campaña Salarios para el Trabajo Doméstico era que contenía un elemento para la unidad entre las mujeres. No solo con respecto a las implicaciones que tendría en términos de una redistribución de la riqueza, que daría a las mujeres más poder y abordaría la cuestión de la relación de dependencia con respecto a los hombres, y, por tanto, cambiaría la relación entre hombres y mujeres, sino por su poder de cohesión. Lo primero que has de plantearte cuando formulas una reivindicación es si favorece la unidad, si te da más fuerza para la lucha, o si se trata de una reivindicación que acaba restableciendo o ahondando en las divisiones entre las personas.

Salarios para el Trabajo Doméstico era una campaña por la unidad de las mujeres porque, en efecto, veíamos que una minoría de mujeres eran como hombres a todos los efectos prácticos desde su control del capital y como capitalistas, pero la mayoría de las mujeres del planeta que realizan el trabajo doméstico, sin embargo, están devaluadas, y muy a menudo dependen económicamente de los hombres tanto en casa como fuera de casa. De modo que para nosotras, esta reivindicación era prioritaria para lograr la unidad a la vez que visibilizaba el trabajo que estábamos realizando y ponía de manifiesto la devaluación del trabajo doméstico bajo el capitalismo. Para nosotras nunca fue algo del tipo: «Vale, llega un cheque a casa, pero todo sigue igual».

AS: Me gustaría detenerme un poco en este punto. Una cosa de la que me di cuenta al leer tus ensayos es que tomas una idea que por sí misma es muy sencilla, como el salario para el trabajo doméstico, pero a partir de ahí surgen muchas pequeñas distinciones y matices. ¿Podrías profundizar en ellos? Por ejemplo, decías que el salario para el trabajo doméstico debería provenir del capital, y que no defiendes que el trabajo doméstico pase a formar parte de la fuerza de trabajo asalariada. ¿Podrías hablarnos de la reivindicación del salario para el trabajo doméstico y cómo funcionaría? ¿Quiénes son sus agentes y cómo concibes que se “administre”?
SF: Se nos pidió muchas veces que explicáramos “el programa” pormenorizadamente, y nosotras siempre nos hemos resistido a ello. Somos conscientes de que, como en las prestaciones sociales y muchas otras formas de asistencia social, todos estos programas pueden organizarse y administrarse de muchas formas diferentes: pueden ser definidos de forma que unan a la gente, que la dividan, que creen jerarquías o que no las creen. La seguridad social, por ejemplo, se ha organizado de forma que queden excluidas las personas que hacen el trabajo doméstico. Puedes estar trabajando toda tu vida, pero en casa nunca tendrás seguridad social, salvo a través de tu marido, e incluso en ese caso ¡solo después de una relación de nueve años!

Nos resistimos a entrar en temas específicos porque nos dimos cuenta de que en ese aspecto todavía teníamos que construir un poder social que nos permitiera cuestionar las políticas del Estado por la vía de la reivindicación del salario para el trabajo doméstico en los términos en los que lo habíamos concebido. En otras palabras, vimos que podía organizarse algo parecido a lo que había sucedido con las prestaciones sociales, cuya estructura iba bastante en detrimento de las mujeres que las recibían.

Siempre fuimos muy conscientes de la cuestión del poder social, «¿qué poder tenemos para luchar por ciertas reivindicaciones?». Siempre tuvimos claras algunas cosas: la primera, que tenía que el cambio tendría que venir del Estado, y no de los hombres de forma individual. Veíamos al Estado como representante del capital colectivo. La segunda, todo empresario se beneficia del hecho de que hay alguien en casa haciendo el trabajo doméstico, ya sean hombres, mujeres o niños-niñas. Éramos muy conscientes de que teníamos que hacer hincapié en que se trataba de salarios para el trabajo doméstico, no salarios para las amas de casa, ni salarios para las mujeres. 

Considerábamos que esta reivindicación tenía el potencial de desexualizar el trabajo doméstico y veíamos que podía satisfacerse de muchas formas, no solo por la vía monetaria, sino también con ayudas para la vivienda, por ejemplo. Uno de nuestros argumentos es que para las mujeres, la casa es la fábrica; en ella tiene lugar la producción. Por tanto, esperamos ser pagadas por ello. Pero no queríamos luchar por el cuidado de los hijos de la forma en que muchas lo han hecho, viendo en las reivindicaciones de atención al cuidado de las criaturas una vía para liberar tiempo para trabajar fuera del hogar.

Los salarios para el trabajo doméstico se podían obtener a través de un salario, pero también a través de todo un abanico de prestaciones y servicios que permitieran el reconocimiento de las actividades que se desarrollan dentro del hogar como un proceso de trabajo, y que las personas que lo realizan tiene derecho a tener tiempo libre fuera de él. De modo que nunca desarrollamos un plan de acción porque esperábamos obtener más poder antes de vernos verdaderamente implicadas en una negociación que abriera un mapa de posibilidades.

TE: Me gustaría pasar a otro tema y plantear la cuestión de la acumulación primitiva de la que hablas en Calibán y la bruja. Marx expuso cómo el capitalismo creció y obtuvo su acumulación originaria a través de la conquista, el robo y la esclavitud. En el libro expones tus ideas sobre la acumulación originaria, que se relacionan estrechamente con las de Marx, pero también guardan importantes diferencias. ¿Podrías explicarlas?

SF: La noción de acumulación primitiva fue elaborada por Adam Smith, de quien la tomó Marx para desarrollar sus propios argumentos. Marx explicó que para que se produjera el origen del capitalismo hubo un proceso previo de ordenamiento de algunas de las relaciones fundamentales y de acumulación de algunos de los recursos necesarios para que despegara el capitalismo. En concreto, era necesario separar a los productores de los medios de producción.

Marx describe ese proceso como un periodo de acumulación primitiva, lo que equivale a decir, acumulación de tierra, trabajo y plata. En los siglos XVI y XVII tuvo lugar la conquista de una parte del continente americano y aquello trajo los recursos necesarios para impulsar la economía de mercado. En muchos lugares de Europa, empezando por Inglaterra y Francia, se inició el proceso de cercamientos que expropió a la mayoría del campesinado. Esto transformó progresivamente a una población de campesinos, granjeros, artesanos, etc., con cierto acceso a los medios de su reproducción, en poblaciones totalmente desposeídas y abocadas a trabajar por una miseria.
Lo que defiendo en mi libro es que la descripción que Marx hace de este proceso es extremadamente limitada. Probablemente él ve la importancia de la conquista colonial y de los cercamientos de tierras como esencial, pero lo que omite son otros procesos que, desde mi visión, son fundamentales para lo que se convertiría en la nueva sociedad capitalista.

En concreto, Marx ignoró el papel de la caza de brujas, que fue una guerra en toda regla contra las mujeres; cientos de miles de mujeres fueron arrestadas, torturadas, asesinadas y quemadas en las plazas públicas. Tampoco aborda el papel de la legislación que penalizaba todos los métodos de anticoncepción ni el control sobre el proceso de reproducción biológica, o las leyes que introdujeron un nuevo tipo de familia, un nuevo tipo de relaciones sexuales. Eso situó el cuerpo de las mujeres bajo la tutela del Estado. Lo que se empieza a ver con el desarrollo del capitalismo es una política que ve el cuerpo de las mujeres y la procreación como un aspecto fundamental para la reproducción de la fuerza de trabajo. En ese sentido, con el desarrollo del capitalismo, los cuerpos de las mujeres son convertidos en máquinas para la producción de trabajadores, lo que explica por qué esas leyes tan violentas y sangrientas contra las mujeres eran instituidas allí donde se aplicaba la pena capital para cualquier forma de aborto.

Lo que he señalado en Calibán y la bruja es que hay otra historia que está por escribirse: una historia no solo del proceso de producción, sino de la transformación del proceso de reproducción de la fuerza de trabajo. Es una historia que ve cómo el Estado básicamente libra una guerra contra las mujeres, destruyendo su poder, relegándolas a posiciones de trabajo no remunerado.

Ese es el trabajo histórico que he realizado, que no solo añade un nuevo capítulo a lo que ya sabíamos de este periodo, sino que, de alguna forma, redefine lo que es el capitalismo y cuáles son los requisitos para la reproducción de la sociedad capitalista. Al escribir esta historia, he desarrollado un marco teórico que más tarde he utilizado para interpretar la reestructuración de la economía global.

TE: En Calibán y la bruja hablas de los juicios de brujas y elaboras el concepto de Marx de acumulación originaria, pero también amplías las categorías de aquello que es acumulado. Te detienes a examinar la tierra, el trabajo y el dinero, pero también hablas de los conocimientos de las mujeres sobre anticonceptivos, por ejemplo, y cómo fuimos desposeídas del conocimiento de nuestros propios cuerpos y de nuestra capacidad para reproducir o formar las familias que eligiéramos.
SF: ¡Así es! Partiendo de esa reelaboración de la acumulación originaria puedes pensar en muchos otros cercamientos: no solo los relativos a la tierra, sino también el cercamiento del cuerpo. Tu cuerpo queda cercado en el momento en que estás tan aterrorizada que no puedes ni controlar tu propia reproducción, tu vida sexual.

Podemos pensar en un cercamiento del conocimiento porque, por ejemplo, hubo un ataque contra los medios que las mujeres habían usado para controlar la procreación. Las mujeres eran transmisoras de una inmensa cantidad de saberes. Hoy podemos mirar con incredulidad hacia algunos de ellos y pensar que quizá no fueran muy válidos como métodos anticonceptivos fiables, pero, de hecho, se transmitieron muchas técnicas de generación en generación.

Mi objeción a la argumentación de Marx, siendo importante como es, es su limitada concepción del proceso de desposesión necesario para la creación del proletariado moderno.

AS: Uno de los puntos que mencionas en tu libro Revolución en punto cero es una especie de crítica al canon marxista o anticapitalista. ¿Puedes profundizar en esta idea y explicar qué impacto tiene el comprender los aspectos de género del capitalismo sobre nuestra práctica política?
SF: Tengo la sensación de que la cuestión de la reproducción es esencial no solo para la organización capitalista del trabajo, sino que también es central en cualquier proceso revolucionario verdadero, cualquier proceso genuino de transformación social. Creo que actualmente es especialmente importante porque vemos en primer lugar que ni el Estado ni el mercado contribuyen a la reproducción. El desmantelamiento del Estado de bienestar se está llevando a cabo en todo el mundo y de tal manera que prácticamente deja nuestra reproducción desprovista de apoyo.

Existe otra necesidad que tiene que ver con la desintegración del tejido social de nuestras vidas y nuestras comunidades debido a la destrucción económica que hemos visto en las últimas tres décadas. Las formas de organización y los tipos de lazos de solidaridad que se habían construido a lo largo de los años básicamente ya no existen. Deberá producirse todo un proceso de reconstrucción si queremos reunir el poder para empezar a cambiar nuestras vidas e imponer un modelo diferente de sociedad. El trabajo reproductivo y todo lo que sucede en el hogar es fundamental porque muestra de forma muy clara todas las divisiones que mantienen a la gente esclavizada en esta sociedad, empezando por la división entre mujeres y hombres, pero también entre jóvenes y viejos y también sobre la base de la “raza”.

AS: Lo que sugiero es que muchas personas de la extrema izquierda, tanto anarquistas como marxistas, aunque piensan que los temas de las mujeres son importantes, siguen poniendo el foco todavía en el trabajo formal. Pueden estar de acuerdo con muchos de tus argumentos, pero dirían que con los recursos que tenemos, debemos centrarnos en la fábrica capitalista o en el lugar de la producción formal, porque es ahí donde descansa el máximo potencial de transformación. ¿Qué opinión te merece esto?
SF: En mi opinión es una visión muy estrecha de lo que se ha llamado la lucha de clases. Incluso en términos de nuestra historia reciente, muchos de los movimientos que tuvieron un profundo impacto en los años sesenta y setenta del siglo pasado eran movimientos cuya base de poder estaba en buena medida fuera de la fábrica. El movimiento por los derechos civiles, el movimiento del poder negro, no se basaban en la fábrica. Con ellos debería haber quedado demostrado que existe un poder que reside en la comunidad, y no solo en la fábrica. Con la precarización del trabajo y el tipo de chantaje al que la población asalariada está hoy sometida, encontramos que incluso las luchas en el lugar de trabajo asalariado tienden a no tienen éxito a menos que cuenten con el apoyo de la comunidad. Esa conexión entre fábrica y comunidad era la regla antes de los años treinta y cuarenta con el New Deal.

Necesitamos repensar esa escisión. Me parece que el aspecto central de la lucha hoy es cómo transformamos el tipo de reproducción que generalmente se nos impone, cómo nos reproducimos como trabajadores y trabajadoras, como fuerza de trabajo y como personas destinadas a diferentes formas de explotación. Necesitamos transformar eso en un trabajo reproductivo capaz de reproducirnos de acuerdo a nuestras verdaderas necesidades y deseos. Ese es uno de los principales retos que hoy debemos abordar.


Entrevista traducida al castellano por Olga Abasolo y Nuria del Viso con autorización de Silvia Federici.

ENCUENTRO LAS CONTRAREFORMAS AL CAMPO Y LA SITUACION ALIMENTARIA EN CHIAPAS


Radio Proletaria Chiapas 
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas a 01 de septiembre del 2014





A ORGANIZACIONES DE PRODUCTORES DE ALIMENTOS.
A ORGANIZACIONES INDIGENAS Y CAMPESINAS DE CHIAPAS.
A ORGANIZACIONES DE A SOCIEDAD CIVIL.


Las investigaciones sobre la situación de la alimentación, de la población mexicana,  señalan…“que el cincuenta por ciento de lo que consumen los mexicanos, son productos procesados por las trasnacionales, que fabrican alimentos chatarra, abundantes en grasa, sal y azúcar, son un mal referente sobre lo que hay que hacer, con una población que padece inseguridad alimentaria”.
Y con base a declaraciones de las organizaciones campesinas…“ahora que fue aprobada la reforma energética, el despojo legalizado de tierras se hará tanto por el capital privado nacional e internacional, y miles de hectáreas podrán ser incautadas mediante la expropiación u ocupación temporal, que ahora son utilizadas para la actividad agrícola, con el argumento de la conveniencia para el país, y las destinaran a la extracción de petróleo, minerales, etc.”.

Por lo cual nos estamos convocando al ENCUENTRO:
  
“LAS CONTRAREFORMAS AL CAMPO Y LA SITUACION ALIMENTARIA EN CHIAPAS”

A realizarse el próximo 28 de agosto del 2014, con los siguientes Objetivos:

Ø  Informarnos y reflexionar sobre la situación del campo chiapaneco, para construir una visión colectiva.
Ø  Fortalecer la coordinación entre nuestras organizaciones.

El evento se desarrollará mediante un panel con los siguientes temas y expositores:

v  Nutrición y producción de alimentos.- Dr. Marcos Arana
v  La situación económica de Chiapas y la transnacionalización.- Dr. Jorge López Árevalo
v  Las contrarreformas del campo. Pendiente.
v  Programas públicos y reglas de operación. pendiente.

Trabajo en mesas, para analizar la forma de coordinarse y acciones a impulsar.
Plenaria de conclusiones y acuerdos.




El encuentro se llevará a cabo en las instalaciones de la FIECH, en Chiapa de Corzo de las 9 de la mañana  a las 3 de la tarde.

martes, 19 de agosto de 2014

JOVENES UNIVERSITARIOS DE CHIAPAS, EXIGEN EL INGRESO INMEDIATO AL SERVICIO PROFESIONAL DOCENTE.

RADIO PROLETARIA CHIAPAS
Tuxtla Gutiérrez Chiapas a 19 de agosto del 2014

Con la presencia de alrededor de 150 egresados de diferentes escuelas públicas y privadas, se manifestaron frente al palacio de gobierno de la capital, Tuxtla Gutiérrez, exigiendo sean contratados de manera inmediata en los diferentes niveles educativos, pues cumplen con el perfil ideal para desempeñarse de manera idónea como maestros.

Exigen esclarezcan los criterios de evaluación utilizados en el examen realizado los días 12 y 13 de julio del 2014 en esta ciudad, donde concursaban para obtener una plaza docente, pues estos criterios discriminan a la mayoría. Señalaron establecer un plantón indefinido a partir de hoy  presionando al gobierno estatal y federal para la pronta solución a sus demandas.

Al Gobierno Federal y Estatal
A la opinión pública
A los medios masivos de comunicación
A las organizaciones sociales, estudiantiles y sindicales democráticas

El 11 de abril de 2014 se dio a conocer la convocatoria para el concurso de servicios profesional docente que emitió la Secretaria de Educación Pública (SEP) en educación básica, dirigida a los maestros egresados de las universidades públicas y particulares, se detalló los perfiles y requisitos para cubrir la función docente en relación al nivel y área de conocimiento e interés para el ingreso, aspecto que todos cubrimos de las universidades formadores docentes, caso que ocupa para nosotros de los que aspiramos a la plaza docente de nivel preescolar y primaria indígena, primaria y preescolar general, educación especial, secundarias generales y técnicas, de los cuales se ofertaron un total de 1300 plazas definitivas y se dividen en los diferentes niveles educativos, para primaria general 683, y del nivel de secundaria general y secundarias técnicas no especificaron la cantidad de plazas suficientes.

El examen se desarrolló los días 12 y 13 de julio del 2014 en las diferentes sedes de la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, con un total de 7,280 aspirantes para el ingreso al servicio profesional Docente del Nivel de Educación Básico. En base a la convocatoria los resultados se publicarían los días 27 de julio del examen nacional y el examen complementario el día 3 de Agosto, sin embargo, los resultados se prolongaron una semana más hasta el día 11 de agosto a las 6:00 pm donde se expuso que solo resultaron “idóneos” 476 aspirantes de universidades públicas y privadas, 202 aspirantes de educación normal, dando un total de 678 “idóneos”.

Ante estos hechos, nosotros, los egresados de las universidades públicas y privadas, nos pronunciamos en contra del proceso en el examen de selección de ingresos al servicio profesional Docente del Nivel Básico pues consideramos:

1.- que frente a los resultados emitidos por la secretaria de Educación Pública (SEP) y el Instituto Nacional para la Evaluación Educativa (INEE) no compartimos los criterios de evaluación en dichos examen y los resultados emitidos, debido a que hemos hecho una revisión y comparación en cuanto a los criterios establecidos de cada nivel de desempeño por examen de cada sustentante, no mantienen un criterio fijo de puntuación para lo establecido en los criterios de resultados, por tanto, no son congruentes los argumentos en cada una de las áreas, evaluaciones y resultados de cada uno (una).

2.- en el caso del Nivel de Educación indígena, el resultado del examen complementarios, sucede con una similitud, tenemos un término reprobatorio, cuando nosotros hablamos y escribimos nuestra lengua nativa, además, la formación académica ha sido desde una postura pedagógica para el desarrollo del trabajo docente en nivel preescolar y primaria indígena, pero, que tiene los suficientes enfoques y bases para atender la pluralidad de las y los actores culturales, sostenemos que somos nativos de los pueblos y comunidades nativas, nacidos dentro de los núcleos de la cultura maya, y que somos descendientes y hablantes de las lenguas nacionales, sustentando en la pluriculturalidad de la nación mexicana como lo señala el Artículo 4° Constitucional, por lo tanto, nosotros debemos de ocupar los servicios de docencia en relación a la competencia lingüística de nuestras comunidades y pueblos, en este caso, el examen excluye y discrimina a los actores culturales profesionistas como lo muestra el Artículo 8° en el que se menciona que “Ninguna persona podrá ser sujeta a cualquier tipo de discriminación a causa o en virtud de la lengua que hable” (Ley General de Derechos Indígenas de los pueblos indígenas) paradójicamente se viola nuestros derechos.

3.- qué criterios de “evaluación” que se utilizaron en el examen fueron diseñados para excluir a miles de aspirantes a una plaza docente, pues el resultado fue que solo se entregaron la mitad de las plazas ofertadas para el nivel de educación Básica, y consecuentemente se viola el artículo 123° Constitucional que refiere que “Toda persona tiene derecho al trabajo digno y socialmente útil; al efecto, se promoverán la creación de empleos y la organización social de trabajo, conforme  la ley”, contradictoriamente los “idóneos” serán contratados con el código 95 que establece la contratación de los trabajadores sin plaza base.

Por tal motivo
1.- Exigimos que nos contraten de manera inmediata con el código 10, en los diferentes niveles educativos, pues cumplimos con el perfil idóneo para desempeñarnos como maestros frente a grupos y con las capacidades requeridas, ya que todos los sustentantes hemos sido egresados de Universidades y Normales, además contaos con un título profesional que nos acredita y nos da las facultades para desarrollarnos y profesionalmente en las diferentes áreas requeridas según la convocatoria.

2.- nos manifestamos en contra de todas las reformas estructurales Neo liberales que solo benefician al capitalismo, excluyendo a los sectores populares, como parte de estas, está la reforma educativa, que no es más que una reforma laboral para los trabajadores de la educación que viola y excluye los derechos laborales de los docentes, tanto de base interinos y aspirantes, como el examen pasado.

3.- Solicitamos a las autoridades competentes la pronta solución a nuestras peticiones, así también, hacemos un llamado a todas las organizaciones sociales, civiles, defensoras de los derechos humanos, a las organizaciones sindicales, a los maestros democráticos, a los estudiantes de las escuelas públicas y privadas a solidarizarse con nosotros, pues nuestra lucha no es sólo por una plaza docente, es también, la lucha por un derecho constitucional como es el ejemplo.

4.- Hemos decidido establecer un plantón indefinido a partir de hoy 19 de agosto frente al palacio de gobierno para presionar al Gobierno Estatal y Federal a la pronta solución a nuestras demandas, y si no hay solución estaremos desarrollando acciones más contundentes.

¡EXIGIMOS EL INGRESO INMEDIATO AL SERVICIO PROFESIONAL DOCENTE!
¡ABAJO LA REFORMA EDUCATIVA!
¡NO A LOS EXÁMENES ESTANDARIZADOS PRIVADOS!
¡POR EL TRABAJO PARA LAS Y LOS JÓVENES DEL PAÍS!
FRATERNALMENTE
EGRESADOS DE LAS UNIVERSIDADES PÚBLICAS Y PRIVADAS.

Video: